Se ha extendido durante 26 semanas

Termina el rodaje de ‘Fariña’, la nueva serie de Antena 3 y Bambú Producciones

Fariña
Javier Rey en 'Fariña'

El rodaje de ‘Fariña‘ ya ha concluido. Durante este viernes 24 de noviembre, Series Atresmedia ha puesto fin a la grabación de la serie protagonizada por el actor gallego Javier Rey. El rodaje de la nueva ficción de Bambú se ha extendido durante 26 semanas y se ha llevado a cabo íntegramente en localizaciones reales.

Han sido necesarias más de un centenar de localizaciones reales para rodar las escenas de ‘Fariña‘, que han llevado las grabaciones de la serie a muy variados enclaves: desde playas naturales del litoral atlántico hasta la cárcel de Segovia, pasando por céntricas plazas de municipios y ciudades gallegas. Esta nueva producción del sello Series Atresmedia está rodada íntegramente en exteriores. Noia, Outes, Santiago de Compostela, Porto do Son, Pontevedra, Porto Meloxo, o Illa de Arousa han sido algunas de las localidades en las que se han grabado las escenas de la serie.

Más de 120 actores y más de 3.000 figurantes han pasado por el rodaje de ‘Fariña‘ a lo largo de los seis meses en los que se ha desarrollado. También han precisado más de 300 vehículos de época y se han imprimido más de 10.000 billetes en pesetas. Además, otro de los puntos más destacados del rodaje han sido las grabaciones de las persecuciones durante tres semanas, de noche y en las que han intervenido más de 30 embarcaciones diferentes.

La ficción tiene un marcado ADN gallego, con un reparto conformado en más de un 90% por intérpretes de esta comunidad y por unas grabaciones que han tenido lugar, casi en su totalidad, en Galicia. Además de Javier Rey, el elenco protagonista de ‘Fariña’ lo conforman actores de la talla de Tristán Ulloa, Manuel Lourenzo, Antonio Durán Morris, Carlos Blanco, Jana Pérez, Marta Larralde, Tamar Novas, Fran Lareu, Xose A. Touriñán y Celso Bugallo, entre otros.

Así será ‘Fariña’

Años 80. Galicia. La reconversión de la pesca ha dejado a una parte de la flota gallega en tierra y cientos de armadores endeudados. No hay trabajo. En los muchos pueblos de pescadores que recorren la costa gallega, la falta de ingresos y los pagos cotidianos estrangula las economías familiares. Es el caldo de cultivo perfecto para que se produzca la gran transformación: los antiguos traficantes de tabaco dan el salto a algo más grande, más lucrativo, pero mucho más peligroso: las drogas.

El contrabando de tabaco, que de alguna forma había arraigado en la sociedad durante años, da paso al narcotráfico. Los traficantes de la zona se ponen en contacto con los cárteles colombianos de la droga y comienzan a traficar con cocaína. El narcotráfico del polvo blanco -que ya está moviendo ingentes cantidades de dinero en EEUU- llega a Galicia y, por ende, a España y al resto de Europa.

Muy pronto, el 80% de la cocaína que desembarca en Europa lo hará por las costas gallegas. Los narcos gallegos ganan incontables sumas de dinero y la serpiente del narcotráfico comienza a extender su veneno por una sociedad presa de las dificultades económicas de la época. Muchos ven este negocio delictivo como una manera de salir adelante, de vivir bien. Las instituciones públicas no siempre actuarán como se le exige y habrá quienes hagan la vista gorda.

 

 

Comentar

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias