Un aumento de pecho de por medio

OKDIARIO reconstruye la vida de Ana Julia en Burgos: a la búsqueda de hombres a los que estafar

Comentar

La vida de la detenida por el asesinato del pequeño Gabriel, Ana Julia Quezada, llegó a ser tranquila en Burgos. Aterrizó en los años noventa llegada de su país natal, República Dominicana. Un año después se trajo consigo a la hija biológica que había tenido muy joven, la cual falleció al precipitarse de un séptimo piso.

Ana Julia estuvo realizando trabajos temporales durante un tiempo hasta que logró un empleo estable gracias a su primera pareja en Burgos. Tras dejarle, encontró el amor en el padre de su segunda hija, quien todavía vive en la ciudad castellanoleonesa. En la misma calle donde residía en el barrio de Gamonal, un hombre ofreció a la sospechosa la posibilidad de trabajar en una carnicería algunos días a la semana.

En el piso donde vivía Ana Julia ahora hay nuevos residentes. Explican a OKDIARIO que desde 1996 ha habido al menos otro inquilino. “Alguna vez lo he comentado con las vecinas y parece ser que sí, fue en este piso, yo llevo desde el 2006 así que no lo sé seguro”, indica la actual residente.

Por su parte, la vecina de un piso encima, el octavo, que en los 90 vivió el fatídico día en el que murió la primera hija biológica de Ana Julia, rememora en declaraciones a este periódico con pesadumbre el momento. “Lo recuerdo muy mal, ¿cómo lo voy a recodar?, te levantas de la cama, oyes voces, te asomas y ves una mano ahí, ¿cómo lo voy a recordar?”, relata.

“La madre que se pudra en la cárcel”

Afirma que son “un familia maravillosa”, recuerda que en el 1996 el barrio “se volcó con ella” y luego todos compraban habitualmente en su carnicería”. “Sí que pido respeto para la hija que todavía vive aquí, la madre que se pudra en la cárcelnos ha engañado a todos, a toda España”, declara.

OKDIARIO reconstruye la vida de Ana Julia en Burgos: a la búsqueda de hombres a los que estafar
Imagen del patio interior donde falleció la hija. (Foto: OKDIARIO)

Además, de los tres puntos clave en la calle Casa La Vega –las dos viviendas y la carnicería– hay otro punto estrégico muy cerca, la Plaza Roma, epicentro de Gamonal, donde se ubica el bar en el que trabaja actualmente la hija. No está claro si ha sido despedida. Algunos habituales de este frecuentado local afirman que le han dado unas jornadas libres a la espera de que pasen estos duros días. El bar Skape o el hostal restaurante Iruñako fueron otros locales donde la ahora detenida trabajó.

Al menos 6 hombres

Ana Julia se iba a casar con el padre de su segunda hija pero tras el fallecimiento este enlace se canceló. Tras su pareja dominicana, la que le sacó de los locales nocturnos y ésta, hubo otras más. Al menos se conocen las relaciones de tres hombres más: un hotelero con el que tenía una diferencia de edad muy grande, el joven con el que llegó a Almería y el padre de Gabriel. La familia del hostelero estuvo en litigios relacionados con cuentas corrientes. Acusaron a Ana Julia de pagar con estas cuentas del hombre un aumento de pecho.

El cuarto hombre fue un joven de su edad, natural de la localidad de Salas de los Infantes, con el que veranó en la costa almeriense para al año siguiente quedarse allí tras quedarse prendados de esta zona. Este vínculo tampoco prosperó y se separaran poco después. Una vez más, con disputas económicas de por medio. Ya el sexto hombre en su vida fue Ángel, padre del pequeño Gabriel.

Últimas noticias