Salud

6 remedios de las abuelas que deberías olvidar por tu bien

6 remedios de las abuelas que deberías olvidar por tu bien
leche-acidez
0 Comentar

De generación en generación se suelen transmitir los consejos y remedios de las abuelas. En su día parece que nos dieron muy buenos resultados, pero en muchos casos se ha demostrado que no siempre resultaban eficientes o buenos para nuestra salud. Incluso podía conseguirse el efecto contrario. A continuación te detallamos 6 remedios de las abuelas que deberías olvidar por tu bien.

1-Leche contra la acidez y ardores

Es cierto que al tomar un vaso de leche o un yogur notamos una sensación de alivio cuando tenemos acidez en el estómago. Sin embargo es algo totalmente engañoso, ya que al final se llega a producir un efecto rebote debido a que el calcio que tiene esta bebida estimula todavía más la secreción de jugos gástricos.

2-Echar mantequilla sobre las quemaduras

También se consigue un efecto relajante cuando untamos mantequilla sobre una quemadura, pero es algo momentáneo que tampoco implicará una mejora en la herida. Cuando se produzca una quemadura se debe limpiar la parte afectada escrupulosamente, y si consideramos que la mantequilla no es precisamente limpia ya podemos sacar una conclusión clara.

3-Aceites como laxantes

Esta medida se recomendaba sobre todo en el caso de los bebés. Sin embargo, al no estar desarrollado del todo puede afectar a la función pulmonar. Siempre es mejor ponerse en manos de un profesional médico para que nos aconseje la solución más adecuada y eficaz en cada momento.

4-Poner un filete sobre un ojo morado

Estamos cansados de ver en las películas como después de una pelea uno de los dañados acaba colocándose un filete crudo en la zona del ojo para bajar la hinchazón. Sin embargo, en la realidad no se consiguen los mismos resultados. Hay que tener mucho cuidado con la utilización de un bistec en esta parte de la cara, ya que de entrar la grasa en el ojo podría ocasionar un daño mayor. Lo aconsejable sería poner en una compresa fría o unos cubitos de hielo.

5-Chupar el veneno de una picadura

Tampoco esta técnica tan popular presenta los resultados deseados. Es mejor ponerse en manos de un profesional de la sanidad lo antes posible. Si optamos por sacar nosotros el veneno chupando lo más probable es que acabemos contaminando la herida y dañando vasos sanguíneos.

6-Sangrar por las narices y echar las cabeza hacia atrás

Para cortar una hemorragia nasal siempre se había dicho que teníamos que echar la cabeza hacia atrás. Sin embargo se trata de una imprudencia más, ya que podría conseguir que la sangre entrase en el estómago y vomitásemos, o que incluso inundase los pulmones.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias