Salud

Cómo ayudar a los niños a superar el miedo a la oscuridad

dormirrr
0 Comentar

El miedo a la oscuridad resulta muy habitual entre los niños pequeños. Este problema empieza a surgir sobre todo a partir de los 3 años debido a que en esta etapa de la vida les cuesta mucho diferenciar entre la realidad y la fantasía. El 30% de los menores tienen miedo a dormir solos y precisan de la compañía de los padres, como apunta la psicóloga Mireia Orgilés. Ese temor a la ausencia de luz irá remitiendo con el paso del tiempo y en algunos casos no se solucionará hasta que cumplan los 9 años. A continuación te explicamos cómo ayudar a los niños a superar el miedo a la oscuridad.

Por la noche, en la oscuridad, los seres humanos se encuentran totalmente desorientados y vulnerables debido a la falta de visión nocturna. Casi siempre se relaciona esta experiencia a algo negativo. Los niños están acostumbrados a escuchar cuentos en donde las situaciones más dañinas ocurren en la oscuridad, como son los cuentos de fantasmas y brujas.

Los expertos reconocen que hay niños más vulnerables que otros a tener miedo a este tipo de situaciones. Son varios los factores que influyen, entre los que se encuentran la sobreprotección paterna, que consigue incrementar la vulnerabilidad del menor a desarrollar conductas temerosas. Al ser tan dependiente de los mayores no contará con los suficientes recursos para afrontar estas situaciones. Para que los padres consigan ayudar a los pequeños de la casa a superar estos miedos tienen las siguientes recomendaciones.

-Conseguir que las condiciones de la habitación del niño sean las más adecuadas: cada noche debe seguir la misma rutina para ir a la cama, con una temperatura normal y seguir unos horarios. Lo importante es que descanse el tiempo necesario para levantarse al día siguiente con energías.

-Revisar las películas y libros que pueda ver: en la medida de lo posible se deben reducir las historias en donde haya situaciones de terror, que puedan atemorizar al niño. Lo adecuado sería que estas películas o lecturas contasen con la presencia de personajes valientes, que sean capaces de superar sus miedos con el paso del tiempo. De esta manera se lo tomarán como un referente.

No demostrar el pánico delante de ellos: los hijos se fijan mucho en los padres, por eso intentarán copiar todo lo que hagan ellos. En el caso de que un día se produzca un apagón y los padres reaccionan con miedo, los niños acabarán adquiriendo ese temor. Consideran que la oscuridad resulta algo negativo.

Tranquilizarlo con la luz apagada y nunca con ella encendida: será la mejor manera para que no vincule la oscuridad con el malestar y la luz con tranquilidad. Los padres deben transmitirle esa confianza que tanto necesita.

-Transmitirle que la oscuridad no le aportará nada malo. Es preciso que se le plante cara a los ambientes nocturnos. Se puede jugar con ella para que también la vincule a tranquilidad y diversión. Una buena opción pasa por esconder un objeto en la habitación o realizar el sonido de un animal para que lo adivine.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias