Amelia, víctima de trata de mujeres, en ‘Salvados’: “La sociedad mira a otro lado”

salvados trata de mujeres
salvados trata de mujeres

Una semana dedicada a fondo a la mujer termina con una reflexión a través del programa sobre la trata de mujeres en ‘Salvados’. Este domingo, Jordi Évole ha desglosado lo que ya es una lacra que parece no tener fin. El programa ha presentado testimonios desgarradores de un negocio en el que se lucran unos pocos y hay implicadas muchas personas.

Amelia fue violada en grupo a los 13 años

Amelia Tiganus, víctima de la explotación sexual y activista de Feminicidio.net, ha explicado en ‘Sálvados’ que con 13 años fue violada en su país, Rumanía, un hecho que marcó su vida, porque no se sintió apoyada por su familia, y la etiquetaron como puta. Aquí empieza un calvario en la vida de Amelia, que ha contado cómo vino a España y pasó por más de 40 prostíbulos durante 5 años.

“Me di cuenta de que me estafaban cuando de la parte que me correspondía (el 50%) encima tenía que pagar comida, el alojamiento, ropa… a precios astronómicos”, comenta Amelia. Sin ninguna duda, vio que era un negocio redondo para unos pocos que ganaban dinero a costa de mujeres.

Tres tipos de clientes

Amelia define tres tipologías de clientes que eran los que visitaban los prostíbulos. “Y todos tienen en común que son maltratadores, de una u otra manera, de la mujer”. Por un lado, están los que parecen “majos” te preguntan pero son manipuladores, “luego están los que vienen a descargarse y tú tienes que actuar y fingir”, y en tercer lugar, los más peligrosos, los que disfrutan viendo sufrir a las mujeres, “una parte de ellos acaban asesinando a prostitutas”.

El testimonio contó que no podía más, “me enfrentaba al gran reto de asumir todos los días prácticas sexuales más violentas”. Amelia escapó en una redada del club (un policía avisó al proxeneta antes de que vendrían). Al salir de todo este mundo, Amelia pasó por mucho miedo. “En el bar donde empecé a trabajar, los puteros venían con sus familias al bar y me guiñaban el ojo porque me conocían del prostíbulo donde iban”.

Amelia cree que la culpa de la trata de mujeres es, principalmente, del Estado “que parece proteger a los proxenetas, luego de los proxenetas, de los hombres que pagan por realizar esos servicios, y de la sociedad en general que mira a otro lado”.

La prostitución es una actividad alegal en nuestro país

Jordi Évole va a un polígono y el programa filma a mujeres medio desnudas en la calle, haciendo mucho frío, y encendiendo fogatas para calentarse. Un testimonio que las ve cada día comenta que los clientes no se fijan en el daño que les hacen, sólo si tiene un cuerpo bonito o no. Muchas de las mujeres son rumanas de un nivel cultural bajo, que creen que este trabajo es dinero fácil.

Algunos psicólogos han comentado en el programa que en España la prostitución es alegal, “y como no está amparado da lugar a una gran industria”. Las mujeres que salen de esta gran mafia están muy desamparadas, no reciben las protecciones adecuadas y se encuentran solas.

Lo último en Televisión

Últimas noticias

. . . . . . . . .