Gadgets

Intel abandona Project Alloy, sus gafas VR autónomas

Project Alloy
Intel abandona su proyecto de gafas VR Project Alloy pero seguirá invirtiendo en tecnologías relacionadas con la realidad virtual
0 Comentar

Estaba claro que, como sucede en nuevos terrenos como el de los relojes inteligentes, en la realidad virtual se tiene que ir aclarando el panorama de empresas y formatos de dispositivos. Y hoy ya tenemos la primera gran baja que es la de Intel, el gigante de los chips para ordenadores que ha reconocido que va a abandonar su plataforma de gafas VR Project Alloy por la falta de socios interesados en crear productos finales con su concepto. Como quizá recuerdes, Project Alloy es una plataforma de referencia en la que Intel da la base a otros fabricantes para crear sus propias gafas y es un tipo de dispositivo autónomo, que no necesita conectarse a un ordenador ni integrar un smartphone, como el que se supone están preparando compañías como HTC, Oculus, e incluso Google. Sin embargo, los grandes socios e Intel, los fabricantes de ordenadores como Dell, HP, Asus, Acer o Lenovo están ahora muy concentrados en las gafas de “realidad mixta” diseñadas para la llamada “Windows Mixed Reality” a las que dará soporte la nueva versión Windows 10 Fall Creators Update.

Project Alloy

Así, parece que la diferencia de evitar “un cable”, que es lo consigues llevando el hardware a las propias gafas, no parece que convenza a los fabricantes, que ven mucho más lógico concentrarse en la propuesta de Microsoft para aprovechar oportunidades de marketing conjunto y de paso seguir vendiendo ordenadores convencionales, ya que son necesarios para hacer funcionar las gafas de realidad mixta.

Project Alloy Intel

Los expertos señalan además que, el formato de gafas independientes no es el óptimo a día de hoy, ya que es complicado que las gafas puedan competir en potencia con un ordenador. De hecho, hoy día estamos viendo ya formatos de PC de alto rendimiento en forma de mochila para usar gafas VR como las HTC Vive y mantener una mejor experiencia de visión aunque sea a cambio de llevar el ordenador a la espalda. Para muchos consumidores, es más conveniente adquirir unas gafas de unos 300 o 400 euros que se conectan a su portátil o PC de sobremesa que un dispositivo autónomo más caro y más pesado.

Project Alloy

A pesar de que Intel reconoce que sus gafas Project Alloy han sido canceladas, la compañía asegura que seguirá trabajando e invirtiendo en tecnologías de realidad virtual y relacionadas como sus sistemas de inteligencia artificial visual con compañías como Movidius (que ya ofrece módulos de procesamiento para visión artificial), sensores o cámaras 3D RealSense (que equipan muchos ordenadores para mejorar el reconocimiento facial o de objetos 3D), así como otras más genéricas como las redes Wi-Fi de alta velocidad WiGig, las conexiones Thunderbolt o las memorias ultra rápidas Optane.

En definitiva, Intel se baja momentáneamente del tren de las gafas VR, pero no del segmento de la realidad virtual o la realidad aumentada donde son necesarios no sólo procesadores de gran potencia, sino en tecnologías también muy prometedoras como la inteligencia artificial y la visión artificial que van a ser muy importantes en un futuro próximo.

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Categorías

Últimas noticias