La falta de previsión provoca inundaciones en Zaragoza por el desbordamiento del río Ebro

Comentar

Centenares de personas han inmortalizado este domingo la gran crecida del río Ebro a su paso por la capital de Aragón, Zaragoza, en una imagen insólita que hacía años que no veían. Aunque había avisos desde hace días del aumento del caudal del río, la falta de previsión del ayuntamiento podemita gobernado por Pedro Santisteve ha provocado graves problemas, como la inundación del Club Natación Helios, a pocos metros del Ebro y muy cerca  de la basílica del Pilar.

En otros puntos de su recorrido, la crecida del río también ha provocado problemas de movilidad, al pasar por encima de la propia carretera, así como de campos que han quedado completamente cubiertos de agua. La anchura del río a su paso por Zaragoza y la profundidad, han facilitado que en la capital aragonesa este fenómeno meteorológico no causara mayores problemas.

La gran cantidad de agua que llevaba este domingo el Ebro ha provocado también que muchos aragoneses saliesen de sus casas y se acercaran a los diferentes puentes que cruzan la ciudad para observar la fuerza con la que bajaba el agua. Con los móviles y las cámaras de fotos y vídeos preparadas para inmortalizar el momento, algunos de ellos explicaban a OKDIARIO que hacía tiempo que no veían una riada como la de hoy que calificaban de “impresionante”, a la vez que reconocían que “asusta”. También los turistas han aprovechado la postal de ver el Pilar con el río casi a la altura de la fachada, para llevarse un recuerdo especial de Zaragoza.

Temas

Últimas noticias