Mundial de Qatar 2022

Jordi Alba apadrina a Balde

Balde
Jordi Alba, Balde y Nico Williams, en un entrenamiento. (AFP)

Alejandro Balde se sigue adaptando a su nueva vida. Hasta el miércoles 16 de noviembre era un joven que estaba haciendo una gran temporada en el Barcelona, había entrado en alguna quiniela para estar en el Mundial y que estaba concentrado con la selección española sub-21. Su día a día era tranquilo y su carrera no dejaba de evolucionar. Todo iba bien, pero lo que no sabía es que en cuestión de 48 horas su ecosistema iba a saltar por los aires. José Luis Gayà tuvo la mala fortuna de lesionarse sólo en el entrenamiento previo al primer y único amistoso que la Selección jugó antes de la cita mundialista. En principio, el esguince no era muy fuerte, pero tras llegar a Doha Luis Enrique decidió que no podía esperarle, por lo que tuvo que buscar un sustituto. ¿El elegido? El canterano azulgrana.

En la mañana del viernes, Balde abandonó la concentración de España Sub-21 en Sevilla para poner rumbo, vía Barcelona, a Doha. Allí le esperaba su primera convocatoria con la Absoluta y su primer Mundial. Palabras mayores. El defensa aterrizó en la Qatar University cortado. La timidez era lo que mejor le definía. Con 19 años no era para menos. Pero pronto encontró el respaldo en forma de amistad con su inseparable Nico Williams y gracias a la veteranía de Jordi Alba. El segundo capitán de la selección española está siendo muy importante en la adaptación de joven jugador.

Balde comparte la misma posición que Alba, aunque también puede rendir en el costado diestro. Jordi ha decidido que le va a ayudar en todo para que su integración sea lo más sencilla posible. Le conoce perfectamente del Barcelona y sabe de su potencial. Tiene claro que puede aportar mucho al combinado nacional, aunque también es consciente de que el joven defensa tiene que ir canalizando todo lo que le ha sucedido.

Alba se centra en ayudarle en lo táctico, ya que en España la función de los laterales no es la misma en que en el Barcelona. Es lo que tiene que aprender Balde, porque del resto va sobrado. Desde la concentración de la selección española se han quedado alucinando con el físico de un jugador que defiende bien, pero que puede aportar mucho en ataque.

Ya pagó la novatada

Balde llegó tímido, pero poco a poco se va abriendo y está encajando muy bien en uno de los grupos más sanos que ha tenido la selección española a lo largo de su historia. El ambiente es el mejor y sus compañeros aprovecharon la cena del jueves, la previa a tener un día libre, para hacerle una novata. Es decir, le tocó cantar delante de todos, lo que provocó grandes carcajadas y buenos momentos.

Últimas noticias del Mundial de Qatar 2022

Lo más visto