Un magnate detenido en España compra su libertad para volver a Egipto a cambio del 75% de su fortuna

Hussein-Salem-egipto
Hussein Salem, magnate egipcio que ha comprado su libertad por el 75% de su fortuna.
Comentar

Hay países en que la Justicia no es igual para todos, y otros donde además la puedes comprar. El magnate egipcio Hussein Salem, aliado del derrocado ex dictador de Egipto Hosni Mubarak y detenido en 2011 en España, ha renunciado al 75% de su riqueza dentro de un acuerdo judicial que le permitirá regresar al país sin ser arrestado o procesado, ha revelado este miércoles su abogado.

El empresario Hussein Salem fue detenido en 2011 en España y, tras las resoluciones de la Audiencia Nacional favorables a su entrega a Egipto, el Tribunal Constitucional le otorgó el amparo y anuló su extradición. El TC alegó entonces que sólo tenía nacionalidad española –de hecho, había renunciado a la egipcia para evitar su entrega al país del que había salido huyendo tras la caída del dictador–.

Ahora, sin embargo, Salem ha aceptado volver a su país, según informa Europa Press, donde fue condenado ‘in absentia’ a siete años de cárcel y a multas de más de 4.000 millones de dólares por blanqueo de capitales y especulación. Su abogado, Mahmoud Kabish, ha explicado que el empresario entregará el 75% de su fortuna.

La dictadura de Mubarak y el fracaso de la democracia

Mubarak estuvo 30 años en el poder en Egipto (1981-2011), ejerciendo con mano de hierro el control sobre el país y controlando las pulsiones islamistas de los Hermanos Musulmanes hasta que las llamadas ‘primaveras árabes’ prendieron en su país. Tras varios meses de revueltas y cargas de la policía en la plaza Tahrir de El Cairo, los miles de manifestantes lograron la renuncia del presidente.

mubarak-egipto
Una partidaria de Hosni Mubarak exige su liberación en un juicio. (Getty)

En todo caso, la revolución teóricamente prodemocrática descarriló y los Hermanos Musulmanes tomaron el poder fácilmente, ya que eran la única organización estructurada dentro del país y consiguieron movilizar a sus bases y a muchos votantes que, de buena fe, vieron en ellos una liberación del yugo dictatorial.

En realidad, tras el nombramiento de Mohamed Mursi (junio de 2012) como presidente, las libertades fueron cercenadas por una teocracia de facto que sojuzgó aún más a la población. En sólo un año, los egipcios acabaron por abrazar de nuevo a los herederos del régimen anterior y auparon al general Abdelfatah al Sisi al poder (julio de 2013), quien a través de un golpe de Estado derrocó a Mursi y lo encarceló y, posteriormente se dio un baño de masas en unas elecciones denunciadas por fraudulentas en julio de 2014.

Desde entonces, miles de opositores han sido encarcelados, entre ellos, todos los líderes de los Hermanos Musulmanes y cualquier sospechoso de maquinar contra el poder del ex general. La Justicia egipcia, dominada por los adláteres del presidente ha sido acusada de corrupta y de arbitraria por todas las organizaciones internacionales de derechos humanos.

En este marco es en el que los abogados de Salem han llegado al acuerdo con la Fiscalía, cuyo portavoz, Adel al Saeed, ha confirmado que ya ha renunciado a un amplio abanico de propiedades que incluyen terrenos, hoteles o plantaciones agrícolas. La Autoridad de Riquezas Ilícitas habría recaudado 5.300 millones de libras egipcias (534 millones de euros) gracias a este acuerdo, según la televisión estatal.

“Estoy muy contento por la resolución del caso y siento que podemos avanzar”, ha celebrado el abogado defensor. Junto a Salem, que huyó de Egipto poco después de la revuelta contra Mubarak, también podrán regresar a Egipto otros miembros de su familia.

Últimas noticias