Técnicas de pintura

Cómo pintar con esponja paso a paso

Elegir una buena esponja y usar poca cantidad de pintura son dos de las claves para saber cómo pintar con una esponja paso a paso.

pintar con esponja
Guía de pasos para pintar con esponja

Si te gusta el arte y en particular, la pintura, nada como tomar los pinceles e intentar pintar un cuadro, pero ¿que te parece la idea de probar otros materiales para pintar? Veamos a continuación, una guía en la que te explicamos de manera fácil cómo pintar con esponja paso a paso.

El de la pintura es un mundo que siempre nos ha fascinado. Cada vez que visitamos una exposición nos sorprende la belleza de los diferentes estilos. Los colores, el trazo de las pinceladas, el uso de la luz y la armonía de las formas siempre nos dejan con la boca abierta delante de las obras maestras atemporales. Algunos de nosotros incluso nos encanta pintar en casa. Se trata de dar rienda suelta a nuestra creatividad al poner nuestra visión del mundo "negro sobre blanco". Podemos encontrar muchas técnicas para pintar. En este sentido, hay muchas herramientas que pueden estimular nuestra búsqueda del estilo perfecto. Esta guía práctica te enseñará cómo pintar esponjas. Esta es una técnica verdaderamente original que podemos aplicar a una amplia gama de temas, desde pinturas hasta paredes. Veamos cómo se usa siguiendo las instrucciones dadas en los siguientes pasos. Lo importante es conseguir el equipo adecuado.

Materiales

  • Colores acrilicos
  • Esponjas
  • Lienzo

Pasos para pintar con esponja

  1. Para pintar con esponja, tenemos que empezar cogiendo una esponja pequeña con la que iniciar los trazos que marcarán todo el cuadro o que harán que la pared comience a tener otro aspecto.
  2. Sumerge la mitad de la esponja en pintura o la empapas bien tras haber echado pintura acrílica sobre una paleta y escurre bien para que no gotee.
  3. A continuación, lleva la esponja hacia el lienzo o la pared y presiona con la parte que contiene la pintura. Cuanta más presión hagas más se marcará la esponja sobre la pared. Una vez comienzas debes ir haciendo presión poco a poco y trazando dibujos que estén unos próximos a otros.
  4. Si deseas que el dibujo quede algo difuminado, debes presionar ya continuación, frotar ligeramente para que el color se distribuya de manera suave por el lienzo o la pared.
  5. En el caso de que desees combinar colores, debes primero aplicar el color que sea más fuerte y con otra esponja completamente limpia y sumergida en el otro color, aplicar encima el tono que sea más suave.
  6. Nunca debes usar las esponjas como si fueran pinceles ya que el trazo que conseguirás es muy distinto y además te ofrece otras posibilidades. Por ejemplo, puedes pintar un paisaje con pinceles y usar la esponja para crear un fondo difuminado que le de mayor perspectiva a tu cuadro.
  7. O puedes también combinar distintos tipos de esponjas, con distintas texturas y de este modo lograr resaltar algunas partes del lienzo, o de la pared, más que otras.

Como siempre en la pintura, es cuestión de probar e ir viendo qué aparece a partir de tu propia creatividad. Además, al ir pintando con esponja comprobarás que las posibilidades son infinitas.

Lo último en How To

Últimas noticias