Manualidades

Como hacer un cuadro de quilling

cuadro de quilling
Todos los pasos para hacer un cuadro de quilling

Hacer un cuadro de quilling es algo fácil si te gusta la técnica artesanal de la filigrana de papel que consiste en enrollar y dar forma a distintas tiras de papel.

El quilling es una técnica artesanal, también conocida como "filigrana de papel", que nos permite realizar todo tipo de manualidades, una de las cuáles puede ser un bonito cuadro. Veamos a continuación, una guía de pasos en la que os explicamos cómo hacer un cuadro de quilling.

Esta técnica consiste en enrollar pequeñas tiras de papel o cartulina, que pueden ser de distintos colores, de modo que con ellas, se pueden recrear flores, o cualquier diseño que nos guste, para joyas, para decorar cajas de regalos por ejemplo, o también para hacer un bonito cuadro como este que os vamos a explicar a continuación.

Materiales

  • Hoja de PVC (de al menos 3 mm de grosor)
  • Tiras de cartulinas quilling de 35 x 0,5 cm
  • Aguja o palillo para quilling
  • Tijeras o Cúter
  • Silicona caliente o pegamento

Pasos para hacer un cuadro de quilling

cuadro de quilling

  1. El primer paso para hacer un cuadro de quilling será cortar la hoja de PVC con una medida de 30 centímetros por cada lado.
  2. A continuación, comenzamos a hacer nuestro diseño para el cuadro de quilling, que puede ser por ejemplo una flor. Para ello, toma 3 o 4 tiras rojas o naranjas de cartulina quilling para hacer una que sea más larga y enrollas todas juntas para crear una bobina gruesa. Para hacer esa bobina necesitarás enrollar con la ayuda de la aguja o palillo de quilling.
  3. A continuación, procede con otras tiras de cartulina para quilling pero que sean de otro color, y procura hacer unas bobinas algo más pequeñas. Puedes hacer unas 10 o 20 en función de como desees que sea de grande el cuadro.
  4. Ahora pega la primera bobina en el centro de la hoja de PVC y a partir de esta, pega tiras de quilling sin enrollar, de modo que te queden como si fueran los rayos de un sol, con la bobina en el centro.
  5. En la punta de cada una de las tiras de quilling que has pegado, coloca algunas de las bobinas pequeñas de manera aleatoria.
  6. El resto las puedes pegar a la mitad de las tiras que has pegado (entre medio de dos) o de hecho pega las bobinas pequeñas como consideres o más te guste para tu cuadro.
  7. A continuación, toma unas cuantas tiras de quilling de color verde y las enrollas en forma de bobina como os hemos explicado. A continuación, coge el palillo para quilling y con la parte trasera, debes ir aplanando los bordes de la bobina enrollada de modo que puedas darle la forma de una hoja. Cuanto más grande sea la tira que enrolles y aplanes, más grande será la hoja, de modo que puedes crear hojas de varios tamaños para colocar debajo de la flor creada y pegada en la hoja de PVC, o pegar las que son más grandes en los bordes, para que tu cuadro sea más original.
  8. Lo cierto es que la técnica del quilling, requiere algo de práctica pero es mucho más intuitiva de lo que podemos llegar a pensar. Ves enrollando y guiándote por tus gustos y verás como al final logras hacer un bonito cuadro. Una vez hayas acabado, puedes pegar la hoja de quilling en la pared, o la colocas en un marco (mejor sin es sin cristal), para colgarlo donde desees.

Temas

Lo último en How To