Plantas

Cómo cultivar jazmín

cultivar jazmín
El jazmín es uno de los arbustos más bonitos
Comentar

El jazmín es una de las plantas más cultivadas en todo el mundo, especialmente en sus variedades de jazmín común y jazmín amarillo. Florece a finales de primavera y hasta finales de otoño, y sus flores son realmente espectaculares. ¿Quieres saber cómo cultivar jazmín? Sigue leyendo y toma nota de las claves para sacarle el mayor partido posible.

Este arbusto trepador es de hoja perenne y a veces puede ser caducifolio, con hojas verde oscuro y flores blancas con un aroma muy marcado. Pertenece a la familia de las Oleaceae y su origen es persa. Sin duda se trata de una variedad perfecta para decorar cualquier ambiente, tanto interior como exterior.

Claves para cultivar jazmín

  1. Iluminación: el jazmín precisa estar ubicado en una zona en la que pueda recibir la luz del sol durante al menos un par de horas al día. De todas formas, es una planta que se puede desarrollar perfectamente en semisombra.
  2. Temperatura: por suerte no tiene ningún requisito en cuanto a la temperatura, y una de sus grandes ventajas es que resiste muy bien el frío y las heladas. Eso sí, si hay temperaturas bajas muy extremas, lo mejor es proteger el jazmín con un plástico hasta que suban un poco.
  3. Suelo: se puede adaptar sin problemas a todo tipo de suelo, incluso aquellos que tienen cal y suelen no ser buenos para el desarrollo de otras plantas. Aún así, es recomendable que sea un suelo fresco y que tenga un buen drenaje.
  4. Sustrato: debes proporcionarle uno que sea muy rico en nutrientes.
  5. Riego: debe ser regular para que el suelo esté siempre húmedo, pero con cuidado de que no se encharque. Suele ser suficiente con regar una vez a la semana o cada 15 días, dependiendo de la época del año y de si está en un espacio interior o exterior.
  6. Poda: se tiene que hacer después de la floración para que el siguiente año pueda volver a florecer, y si la haces bien conseguirás que la nueva floración sea más abundante y bella.
  7. Plagas: las que más le pueden afectar son las orugas defoliadoras, pirla del jazmín, cochinillas, gorgojos, cantáridas, barrenillos o taladro del tronco.
  8. Enfermedades: es habitual que tenga riesgo de padecer mildiu, tuberculosis, manchas en las hojas, socarrina de la flor, podredumbre de raíz o agallas del cuello, entre otras.

Si le das al jazmín los cuidados adecuados, puedes conseguir resultados espectaculares.

Últimas noticias