El Supremo venezolano en el exilio investiga el papel del diputado Guijarro en los pagos de Correa a Podemos

txema-guijarro-unidos-podemos
El secretario general del grupo parlamentario de Unidos Podemos en el Congreso, Txema Guijarro. Foto: Europa Press

El Tribunal Supremo de Venezuela en el exilio sigue ampliando su investigación sobre los pagos a Podemos procedentes de países populistas. Ya investiga el papel del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG), comandado por diversos miembros ligados a Podemos en su fase inicial como Juan Carlos Monedero, Íñigo Errejón, o uno de los asesores estrella de los morados: Alfonso Serrano Mancilla. Y ahora analiza el papel jugado en este entramado por otro de los diputados en auge de los hombres de Pablo Iglesias: Txema Guijarro.

Guijarro juega un importante papel en Podemos en estos momentos. Él es portavoz de la Comisión de Hacienda, portavoz de la Comisión de Asuntos Económicos; vocal de la Comisión de Presupuestos; vocal de la Comisión del Estatuto de los Diputados; vocal suplente de la Diputación Permanente; portavoz sustituto de la Junta de Portavoces; adscrito de la Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico; y adscrito de la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas.

Sus relaciones con el ex presidente Rafael Correa se remontan a muchos años atrás. El diputado por Valencia Txema Guijarro trabajó para el Ejecutivo ecuatoriano de Correa entre marzo de 2010 y julio de 2015. Y llegó a cobrar directamente de ese Gobierno –a través del Ministerio de Relaciones Exteriores– 4.600 euros mensuales, todo ello en una nación en la que por aquellos años el salario mínimo rondaba los 300 euros.

La declaración de bienes y rentas del propio Guijarro reflejó en su momento el cobró del Ministerio de Asuntos de Relaciones de Exteriores ecuatoriano de 32.123,1 euros entre enero y julio de 2015, casi 4.600 euros mensuales. Su dedicación concreta era la de subsecretario de África, Asia y Oceanía.

Un colaborador querido

El propio ex presidente de Ecuador celebró en su momento el nombramiento de Guijarro como diputado señalando que era «un querido colaborador» y destacó: «Ha sido un gran impulsor de la revolución ciudadana». La frase final de Correa dejaba clara la vinculación: «La Revolución Ciudadana le sirve de referencia en muchas cosas a Podemos».
Guijarro tuvo ya un papel clave en la Fundación CEPS y ahora el Tribunal Supremo de Venezuela en el exilio investiga si su figura ha sido decisiva en la exportación a CELAG de los contratos logrados por la cúpula de Podemos a través de CEPS.

Y es que esa migración se diseñó, precisamente, para escapar al foco mediático que ya investigaba los pagos a la Fundación CEPS por parte de Venezuela. Hacía falta otro destino del que obtener fondos y el elegido por Ecuador.

Para ello, dos cargos del entonces recién creado Podemos –Juan Carlos Monedero e Íñigo Errejón–, y un economista de referencia máxima del partido morado y asesor chavista –Alfredo Serrano– fueron claves en el lanzamiento y afianzamiento del centro de pensamiento CELAG, una organización surgida en Ecuador en la época de mandato de Rafael Correa y que ahora está siendo investigada por el Tribunal Supremo de Venezuela en el exilio por pagos a la cúpula de Podemos o a la propia estructura del partido de Pablo Iglesias.

Íñigo Errejón fue uno de los impulsores de CELAG, la fundación bolivariana de Ecuador. La organización ha perdido en estos momentos gran parte de su fuerza debido a la caída de Rafael Correa, pero sigue mostrando entre sus profesores invitados al ahora vicepresidente de España, Pablo Iglesias. Es más, exhibe como parte de los miembros de sus distintos consejos a Juan Carlos Monedero y a Alfredo Serrano Mancilla, uno de los principales asesores chavistas y autor –junto con Errejón– del libro Ahora es Cuándo Carajo: del asalto a la transformación del Estado en Bolivia.

La historia del lanzamiento de esta organización es aún más representativa.
En Venezuela fue la Fundación CEPS la encargada de desarrollar esta estructura de asesoría chavista. Y de pagar a los miembros que posteriormente formaron la cúpula fundadora de Podemos.

El mismo esquema se repitió en Ecuador. Pero con Podemos ya inscrito en los registros públicos de partidos y a través de CELAG. Un centro de pensamiento al que también se le investiga ya por los pagos a Podemos.

Lo último en España

Últimas noticias