Mossos constitucionalistas denuncian que se vengan de ellos con expedientes en pleno 155

Millo-Puigdemont
El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo (Foto: Efe)

Agentes de los Mossos se han visto con el delegado del Gobierno en Barcelona, Enric Millo, para pedirle ayuda ante la reaparición generalizada de casos de discriminación ideológica contra aquellos integrantes de la policía autonómica que no son separatistas.

La información denunciada ante el delegado del Gobierno alerta de que las promociones y ascensos siguen favoreciendo a los mossos que acreditan su separatismo y castigan a los que no comulgan con ese planteamiento. Entre la información facilitada se ha recordado la existencia de colectivos totalmente separatistas que hacen alarde de su desacato a la Constitución y que, sin embargo, campan a sus anchas sin el más mínimo problema. Se ha recordado la existencia de una sectorial de la Asamblea Nacional Catalana que agrupa a mossos y que, ya en el pasado más reciente, afirmó que se mantendrían “leales al Parlament y al Govern” y no al 155 o la Carta Magna española.

Han denunciado también casos como el del mosso que acaba de ser expedientado por una “falta grave de respeto” por oponerse a utilizar siempre el formulario en catalán para los atestados, como le ordenó su sargento: el mosso, de Sant Andreu de Barcelona, y que se expone ahora a una sanción, simplemente afirmó que esa instrucción era “ilegal” porque vetaba los derechos de los castellanohablantes.

Y han denunciado igualmente que la DAI, la División de Asuntos Internos de los Mossos, sigue controlada por grupos separatistas que, pese al control de la policía autonómica por parte del Gobierno de España, han vuelto a usar su poder para realizar cribas ideológicas entre las que se encuentran, por ejemplo, los desplazamientos a zonas alejadas del domicilio de aquellos que se significan como contrarios al separatismo.

Los constitucionalistas piden ya la pasarela policial

Los mossos afectados afirman que los expedientes a agentes se han generalizado y que, casualmente, coinciden con casos de personas que han mostrado abiertamente su rechazo al independentismo. Y que todo ello, sucede en plena aplicación del artículo 155. Es decir, tras la supuesta destitución de Trapero como mayor de los Mossos y la entrada como responsable directo del que fuera mano derecha de Trapero, Ferrán López.
Los agentes que han trasladado su queja han pedido ayuda y la apertura inmediata de la conocida como pasarela policial: un mecanismo para que los agentes puedan saltar del cuerpo autonómico a la Policía Nacional.

Los mossos que respaldan esta petición, de hecho, afirman que son muchos los agentes que se encuentran sometidos a presión ideológica dentro del cuerpo autonómico y que están dispuestos a saltar a la Policía sin solicitar el cambio de plaza. Es decir, que se ofrecen, precisamente a formar parte de los contingentes de la Policía Nacional ubicados en Cataluña, solventando, así, un segundo problema creciente, y es que el rechazo a esta comunidad como destino se ha generalizado entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

El delegado del Gobierno se ha comprometido a estudiar los casos e intentar buscar una solución.

Comentar

Últimas noticias