Semana decisiva en la crisis catalana

Puigdemont propone a ERC ser investido desde Bruselas y volver luego para que lo detengan como president

Comentar

El ex presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, está dispuesto a volver a España una vez sea investido de nuevo presidente del Govern. Así lo aseguran fuentes de su entorno, que con esta jugada pretenden que la justicia detenga a un presidente elegido por el Parlament de Cataluña. Hasta ese día, que obligaría a forzar una vez más el reglamento de la cámara para investirle de forma telemática, Puigdemont se quedará en Bruselas. El reglamento del Parlament no obliga al candidato a estar presente en la cámara, y todo dependerá de la interpretación de la mesa, por eso la importancia de su formación.

Precisamente esta semana, como ya sucedió en la anterior, Junts per Catalunya, Esquerra Republicana y la CUP intensificarán en la capital belga los contactos para la formación de la mesa del Parlament y la posterior investidura, que se debe celebrar como muy tarde el 31 de enero. Fuentes de Junts per Catalunya, por eso, aseguran que no quieren agotar los plazos del calendario.

Para tirar adelante la formación de una mesa favorable a los independentistas, y como les avanza este lunes OKDIARIO, antes algunos diputados que residen en Bruselas deberán renunciar a sus escaños, renuncia que se formalizará ante notario. Así, los partidos permiten que las listas avancen y ocupen los escaños personas que puedan votar en todas las sesiones.

Con el fin de pedir este mismo gesto, este lunes Jordi Turull y Josep Rull han visitado también en la prisión a Joaquim Forn y Jordi Sánchez. Su intención que dejen paso en el Parlament, a sabiendas que no podrán ir a votar, a cambio de garantizarse un puesto en el futuro ejecutivo, ya que no se tiene que ser parlamentario para ser Conseller. Por su parte, Puigdemont y Oriol Junqueras si mantendrían él acta.

Últimas noticias