Caso Urdangarin

Castro halló la pista del caso Urdangarin por casualidad en un registro del caso Velódromo

Infanta Cristina
La infanta Cristina e Iñaki Urdangarín en una imagen de archivo.
Comentar

La primera pista sobre el escándalo que iba a suponer el caso Urdangarin la proporcionó una carpeta descubierta años antes en el registro de velódromo Palma Arena: contenía la primera investigación sobre los presupuestos del Foro que el Instituto Nóos le presentó al Gobierno balear. El director de OKDIARIO y entonces del diario El Mundo/El Día de Baleares, Eduardo Inda, descubrió cómo Iñaki Urdangarin y su socio Diego Torres cobraban un millón de euros por cada evento, en los que sólo en gastos de prensa para tres días la partida presupuestada ascendía a 100.000 euros.

Fue durante el registro en 2008 por parte de la Policía Judicial de una instalación deportiva cuyo desvío de fondos (pasó de costar inicialmente 45 millones a casi 100 millones) por el gobierno que presidía Jaume Matas investigaba el juez José Castro. El hallazgo de los convenios firmados en 2005 y 2006 entre la Fundación Illesport, el Instituto Balear de Turismo (Ibatur), dependientes del ‘Govern’ balear, y el Instituto Nóos, presidido entonces por Iñaki Urdangarin dio pie a la apertura de una pieza separada.

Pero en esa intervención policial, los agentes también encontraron diversa documentación, y entre el material, hallaron recortes sobre la investigación periodística de los periodistas Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta de los honorarios percibidos por el foro de Urdangarín en el foro celebrado en noviembre de 2005 y publicada tres meses más tarde.

En esa información incluida en el el diario balear el 18 de febrero de 2006, se daba el primer paso para que la Justicia se pusiera tras la pista de unos sospechosos emolumentos. Tal y como recoge la investigación de los dos periodistas, el presupuesto contemplaba pagar 40.000 euros a  un presunto “responsable de publicaciones”; 25.000 euros a una supuesta “directora de comunicación, o 15.000 euros  a otra “responsable de relaciones con la prensa”, entre otros supuestos gastos. Todo ello sumaba más de 100.000 euros en apenas tres días. Dinero público pagado por el gobierno de Baleares y que acabaría en los bolsillos del marido de la Infanta Cristina de Borbón.

Información de Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta en El Mundo el 18 de febrero de 2006
Información de Eduardo Inda  el 18 de febrero de 2006

En la providencia judicial, que suponía la apertura de la denominada pieza 25 del caso, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma  requería al Instituto Nóos que acreditara “haber rendido cuentas de la inversión de los fondos recibidos para la ejecución de los referidos convenios” y, “en caso positivo, que aportara las correspondientes justificaciones”.

Era noviembre de 2008, cuando el titular del Juzgado de Instrucción 3 de Palma, José Castro, encargado de las pesquisas, ordenó aquel registro del velódromo encargado por Jaume Matas durante la legislatura 2003-2007 para esclarecer su sobrecoste. Y con  fiscales Anticorrupción de Baleares, Pedro Horrach y Juan Carrau sobre el caso.

Allí se hallarían los convenios, firmados el 17 de julio de 2005 y el 17 de septiembre de 2006, que sirvieron para crear el Illes Balears Forum, un encuentro internacional sobre deporte y turismo y cuyos gastos inflados habían sido descubiertos por Inda y Urreiztieta tres años antes.

Últimas noticias