Sostenibilidad

Una nueva investigación apunta a que la sostenibilidad global del planeta debe pasar por el ámbito local

siemens gamesa
Siemens Gamesa apuesta por el desarrollo verde y la sostenibilidad: su huella de carbono será neutra en 2025 (Foto: Siemens)

Las formas innovadoras de cuantificar el progreso hacia los objetivos de desarrollo sostenible encuentran que la sostenibilidad, como la política, es local, según publican en la revista ‘Nature’ científicos de la Universidad Estatal de Michigan (MSU).

Las naciones de todo el mundo están siguiendo un plan de la ONU para construir un futuro más sostenible, pero este nuevo estudio muestra que el plan no conduce a la solución definitiva sino más bien a una que necesita una revisión constante.

Los científicos de sostenibilidad han desarrollado métodos de evaluación sistemáticos e integrales y realizaron la primera evaluación del progreso de un país en el logro de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU no solo como nación, sino también a nivel regional, y no solo como una instantánea, sino tiempo extraordinario.

Aun cuando un país puede reclamar un movimiento general hacia un futuro sostenible, las áreas dentro del país reflejan las ganancias y pérdidas en la lucha contra la pobreza, la desigualdad, el clima, la degradación ambiental y por la prosperidad, y la paz y la justicia. Lo más sorprendente, según el estudio, son las disparidades entre las regiones desarrolladas y las que se están desarrollando.

«Hemos aprendido que el progreso de la sostenibilidad es dinámico y que a veces las ganancias en un área importante pueden tener un costo para otra área, compensaciones que pueden ser difíciles de entender pero que pueden obstaculizar el progreso», señala Jianguo ‘Jack’ Liu, Presidente de la Cátedra de Sostenibilidad de MSU Rachel Carson y autor principal.

«Ya sea que se trate de proteger recursos naturales preciosos, realizar cambios económicos positivos o reducir la desigualdad, no es una puntuación estática –prosigue–. Debemos tener una visión holística con cuidado para asegurarnos de que el progreso en un área no se vea comprometido por los contratiempos en otras áreas».

El grupo evaluó a China con métodos que pueden aplicarse a otros países. El gran tamaño del país y los cambios socioeconómicos radicales a nivel nacional y provincial mostraron cómo puede cambiar el progreso en sostenibilidad. Entre 2000 y 2015, China mejoró su puntuación SDG agregado.

A nivel provincial, sin embargo, existe una disparidad entre las regiones desarrolladas y en desarrollo del país. El este de China, que es la cuna del auge económico del país, tuvo una puntuación más alta en el índice SDG que el oeste más rural de China en la década de 2000. En 2015, el sur de China tuvo una puntuación más alto en el Índice SDG que el norte industrializado e intensivo en agricultura del norte de China.

Zhenci Xu, doctorado reciente del Centro de Integración y Sostenibilidad de Sistemas de MSU (MSU-CSIS) que dirigió el estudio, señala que los países tienen la tarea urgente de lograr la sostenibilidad, incluso a medida que las poblaciones crecen, las economías se desarrollan de manera desigual, los recursos naturales como el agua y la energía se vuelve escasa, la tierra se degrada y las desigualdades de ingresos y de género se intensifican.

Las provincias desarrolladas tuvieron puntaciones más altas (y por lo tanto mejores) del Índice SDG que las provincias en desarrollo durante el período de estudio de 2000-2015. Pero las puntaciones promedio del Índice SDG en las provincias en desarrollo aumentaron más rápido en comparación con las provincias desarrolladas.

«La región oriental de China comenzó a desarrollarse durante la política de reforma y apertura a fines de los años 70 para estimular el desarrollo económico a lo largo de las costas, que estuvo acompañado de mejores servicios sociales», recuerda Xu.

«En 1999, China comenzó a abordar las zonas rurales occidentales que habían quedado rezagadas en el progreso –prosigue–. Eso vio mejoras tanto en la infraestructura como en la conservación ecológica, que parece haber impulsado su desarrollo sostenible. Las partes orientales han comenzado a luchar con las consecuencias de la rápida economía crecimiento, como la contaminación y las desigualdades».

Los autores señalan que la sostenibilidad general está avanzando gracias a mejores políticas de educación, salud y conservación del medio ambiente. El estudio señala que incluso en medio del progreso, es importante analizar lo que está sucediendo a nivel regional para saber dónde dirigir los recursos y la atención.

Lo último en Economía

Últimas noticias