Análisis

La gran banca española busca una imagen global: dos extranjeros ‘escoltarán’ a Botín y Torres

El CEO de Santander, Andrea Orcel, y el futuro CEO de BBVA, Onur Genç.
El CEO de Santander, Andrea Orcel, y el futuro CEO de BBVA, Onur Genç.
Comentar

Al igual que Santander, BBVA elige un CEO extranjero

Genç conoce mejor Turquía, México y EEUU que España

Las quinielas han fallado. Ninguno de los candidatos de la casa con los que especulaba la prensa española para suceder a Carlos Torres Vila en el cargo de consejero delegado será el número dos del futuro presidente de BBVA. El fallo de los periodistas ha sido no caer en que el segundo banco español no estaba buscando en España al delfín de Torres. Al igual que su principal competidor, Banco Santander, BBVA ha decidido buscar un ejecutivo extranjero, con dilatada experiencia en la banca, para pilotar una nueva etapa en la que el sector financiero rinde cuentas a un supervisor que está en Fráncfort, compite con grandes tecnológicas con sede en Seattle y, para bien o para mal, obtiene sus ingresos en lejanos mercados.

Es precisamente ese carácter global el que tanto Santander, como BBVA han querido resaltar con el nombramiento de Andrea Orcel y Onur Genç. El primero, un italiano procedente de UBS Investment Bank, que había asesorado a Santander en múltiples operaciones corporativas, pero que desconoce el negocio de banca minorista por el que es famosa la entidad en España.

Por su parte, Genç es un ejecutivo más ligado a los tres grandes mercados internacionales de BBVA que a España. Es turco y ha sido responsable de banca minorista de la filial en Turquía del banco, Garanti. Pero además, es el actual CEO de BBVA Compass (México) y ‘country manager’ de BBVA en Estados Unidos.

Ese carácter internacional ha sido resaltado por el propio Genç como una de las fortalezas de su nombramiento. “Somos globales: mi designación como próximo consejero delegado es un claro ejemplo de esa fortaleza. Somos un banco español, con operaciones y aspiraciones globales“, señala en una entrevista difundida por el banco.

Sin embargo, ese carácter global de la banca no es garantía de éxito. La crisis de economías emergentes y la volatilidad de los mercados internacionales ha golpeado con fuerza en los últimos tiempos a las dos mayores entidades españolas. Santander -muy expuesta a Brasil y ahora al Brexit- y BBVA -con su negocio en Turquía- no han podido aprovechar como habían esperado las ventajas de esa diversificación en un momento en el que el mercado español no deja prácticamente rentabilidad.

Mientras, en Europa, los bajos tipos de interés y la madurez de los mercados complica el crecimiento del negocio bancario, que sufre, además, una crisis reputacional importante. Quizás, con el perfil global de los ejecutivos que acompañarán a Ana Botín y Carlos Torres Vila en esta etapa, la gran banca española está lanzando el mensaje a los mercados de que está preparada para ser parte activa en un futuro proceso de consolidación europeo.

 

 

Últimas noticias