Empresas

Todos los bancos preguntan a Santander por WiZink

Todos los bancos preguntan a Santander por WiZink
0 Comentar

Banco Santander todavía no sabe qué hará con los activos heredados de Banco Popular. Activos, entre los que se encuentra una joya, WiZink, valorada según fuentes del mercado en unos 2.000 millones de euros.

WiZink era el negocio de tarjetas de Banco Popular que ahora ostentan a medias Värde Partners en un 51% y Banco Santander en un 49%, por lo que cualquier operación pasaría por una negociación con la compañía de capital riesgo con sede en Minneapolis (Estados Unidos).

La idea de Banco Popular pasaba por vender la joya de la corona, WiZink, dada la imperiosa necesidad de liquidez por la que atravesaba la entidad que por entonces presidía Emilio Saracho. Tanto es así, que llegaron a ponerle el cartel de ‘se vende’ y, según fuentes del mercado, llegaron a contratar a America Merrill Lynch como asesor en la desinversión.

Así, según ha reconocido a OKDIARIO fuentes conocedoras, Banco Santander estaría recibiendo decenas de llamadas de otras entidades interesadas en adquirir esta filial, antigua Bancopopular-e, que agrupa el negocio de tarjetas de Popular, el de Citi y el de Barclays en España y Portugal. “Todo el mundo quiere WiZink”, explican fuentes próximas a Banco Santander.

Para que se hagan una idea, Banco Popular dijo recientemente que esperaba que WiZink duplicará beneficios en 2017, hasta llegar a los 250 millones, gracias a la incorporación del negocio de Barclays Card.

Despidos

El banco online del Banco Popular lanzó esta nueva plataforma digital para relacionarse de forma “ágil y flexible” con sus clientes, participada por el Popular (ahora Santander) al 48% y por Värde Partners en un 51%. Según fuentes de los empleados, la empresa acumula despidos de varias decenas de trabajadores tanto en WizinkBank como en WizinkGestión, y lo peor es que “la continuidad de la plantilla no está asegurada”.

Tal es el jaleo, que la lucha sindical en WiZink ya ha comenzado. CGT, por ejemplo, acusa a CCOO y a la propia empresa de proponer un protocolo para el mantenimiento del empleo en el que “sólo existe el teórico compromiso de no despedir a trabajadores con el argumento de la integración de Barclaycard, pero que la empresa puede saltarse cuando quiera si despide alegando cualquier otro motivo”.

De hecho, en medio de las negociaciones de este protocolo, WiZink ha ido despidiendo, según el mismo sindicato, a “varias decenas de trabajadores” que posteriormente han denunciado a la empresa y finalmente se les ha reconocido la improcedencia del despido. “Como puede apreciarse, este acuerdo es papel mojado que no sirve para el fin que publicitan, toda vez que no establece ninguna garantía para que la empresa no despida arbitrariamente”, explican desde la plantilla.

Últimas noticias

Lo más vendido