El malagueño no levanta cabeza

En el vestuario del Madrid lo tienen claro: “Isco se ha rendido”

isco
Isco no levanta cabeza.

Pésimo partido de Isco Alarcón ante el Leganés en la que era su tercera titularidad desde que Solari es entrenador del Real Madrid. No aprovechó la oportunidad y dio sensación de pasar absolutamente del partido y de no importarle demasiado su situación.

Isco Alarcón es una caricatura de lo que fue. Y lo peor es que parece no importarle. El malagueño tuvo una nueva oportunidad para intentar reivindicarse este miércoles ante el Leganés, pero volvió a dejarla pasar de una manera impropia. Pésimo partido del jugador blanco en la que era su tercera titularidad desde que Solari se hizo cargo del Real Madrid, todas ellas en encuentros intrascendentes…

Es obvio que existe algo más allá de lo deportivo entre el argentino e Isco, de ahí que sólo haya jugado de inicio tres de los 18 partidos que Solari ha dirigido como técnico merengue. Sin embargo, el malagueño no es capaz de demostrar en el terreno de juego que merece más minutos y más oportunidades. Lejos de reivindicarse a base de fútbol, goles y asistencias, Isco deja sensación de pasotismo cada vez que pisa el terreno de juego. 

El vestuario lo da por perdido

Parece que la cosa no va con él, cuando precisamente es el más perjudicado por todo esto. Se está devaluando, está perdiendo su sitio en el Real Madrid, y como siga así probablemente sea uno de los futbolistas a los que se busque salida en verano para acometer esa revolución que tienen planeada en Concha Espina de cara a la próxima temporada, pues el equipo no está ofreciendo el nivel esperado este curso pese a que siga vivo en las tres competiciones a día de hoy.

A Isco se le agota el tiempo. Ni está ni se le espera. Desganado y abandonado, el jugador parece abocado al ostracismo, y él es muy responsable de todo esto que le está pasando. De hecho, sus propios compañeros dan por perdido a su compañero: “Se ha rendido, le da todo igual”. Solari, por su parte, no cuenta con él para nada, y noches como la de este miércoles en Butarque no hacen otra cosa que dar la razón al entrenador madridista.

Últimas noticias