El español perdió su cuarta final en el Abierto de Australia

Los motivos por los que seguir creyendo en Nadal

Los motivos por los que seguir creyendo en Nadal
Nadal-celebra-un-punto-durante-un-partido-en-el-Abierto-de-Australia-(Getty)

Rafa Nadal se llevó una de las peores derrotas de su carrera en la final del Abierto de Australia ante Novak Djokovic. El español no fue capaz de lograr un set por primera vez en una final de Grand Slam. Pero siempre hay motivos por los que seguir creyendo en el tenista español: su espíritu de lucha, su deseo de mejorar y su gran fortaleza mental serán clave el resto de temporada

Rafa Nadal sucumbió en tres sets ante un intratable Novak Djokovic en la final del Abierto de Australia (6-3, 6-2 y 6-3). Hasta ahora, el español nunca se había ido de una final de Grand Slam sin siquiera haber sumado un set. Fue el Nadal más irreconocible del torneo, no tuvo su día y volvió a ceder ante su rival más duro, que ya eleva a ocho las victorias consecutivas en pista rápida sin dejarse una sola manga ante el español. A pesar de la derrota, hay muchos motivos por los que seguir creyendo en Rafa Nadal.

"Seguiré luchando por ser mejor jugador", dijo Rafa Nadal en su turno de palabra en la ceremonia de entrega de trofeos tras caer ante Novak Djokovic. El español no puso excusas a su derrota y avisó con que buscará mejorar. Ésa es precisamente su mejor arma y el principal motivo para confiar en el de Manacor. Lleva más de media vida dedicándose al tenis de manera profesional pero pese a los años, el español sigue tratando de dar con su mejor versión. Muestra de ello un saque renovado en este 2019, un arma que hasta ahora le había funcionado a la perfección para llegar a la final.

Hay derrotas que te preparan para ganar en el futuro. La carrera de Rafa, como la de tantos tenistas, está llena de partidos duros de encajar. Pero son precisamente esas derrotas las que enseñan el camino que hay que emprender. Nadal cayó dos veces seguidas antes de conquistar su primer título en Wimbledon. Australia parece estar vetado para él. Desde 2009 no ha ganado el título pero el pupilo de Carlos Moyá se plantó en la final en su primer torneo tras cuatro meses de inactividad. Sólo el número uno, Mr. Australia, ha podido frenarlo.

Han sido muchos los que en el pasado han querido dar a Nadal por acabado. Pero el once veces campeón de Roland Garros ha demostrado cuán equivocados estaban.  Pocos jugadores tan obstinados y con esa fortaleza mental en el circuito como él por lo que no cabe duda de que el mallorquín empezará mañana mismo a trabajar por cambiar las malas sensaciones dejadas sobre la Rod Laver Arena. Además, esto no ha hecho nada más que comenzar.

Lo último en Deportes

Últimas noticias

. . . . . . . . .