Venció en la final a Juan Martín del Potro

Djokovic culmina el regreso y conquista su 14º Grand Slam en el US Open

US OPEN
Djokovic abraza el trofeo que le acredita como campeón del US Open. (Getty)

La noche neoyorkina tuvo el honor de contemplar a un hombre que acaparó todos los focos, en el momento justo y el lugar más selecto, después de uno de los grandes triunfos de su prolífica carrera. La pista Arthur Ashe aplaudía a un hombre tumbado boca arriba, con su arma de destrucción masiva a escasos metros, también postrada en el cemento. Novak Djokovic es el nuevo campeón del US Open, su 14º Grand Slam y el segundo consecutivo en la presente temporada, tras derrotar a Juan Martín del Potro (6-3, 7-6, 6-3) en un duelo el que el serbio dominó con puño de hierro a un rival que soñaba con levantar su segundo grande en Nueva York.  La unanimidad reina a la hora de confirmar el regreso del campeón balcánico, pero la realidad es que Djokovic nunca se fue.

Después de un inicio con ciertas dudas en el US Open, cediendo sets ante Fucsovics y Sandgren, Nole puso la quinta marcha para comenzar a arrasar a sus rivales camino del partido por el título. Fue tan rápido que por el camino no se dio cuenta que Roger Federer, su temido rival en cuartos, había caído eliminado, y una vez llegó a la final tampoco encontró el rival que esperaba, pero sí uno temido como cualquiera de los mejores. Del Potro había derrotado a un mermado Nadal en semifinales e iba a ser quien peleara de tú a tú para evitar que Djokovic sumase su segundo grande seguido tras el conquistado en Wimbledon.

El tanteo ejerció su derecho en los primeros juegos de encuentro, en los que Del Potro amagó con asustar a Djokovic y el serbio, a pesar de contar con ranking inferior, agarró la vitola de favorito para sobrepasar los nervios y mantener la igualada para aprovechar su primera oportunidad al resto. Como en sus tiempos de número uno, Nole asustó por su capacidad de mover al adversario y matarle cuando se descuidaba una centésima. En un abrir y cerrar de ojos, Delpo pasaba de la comodidad a un 6-3 en contra que le ponía las cosas cuesta arriba nada más empezar.

El camino de Djokovic hacia su 14º grande continuó con un nuevo break de salida en el segundo parcial, ante un Del Potro grogui por lo sucedido en los instantes previos. La final parecía asomarse a un desenlace por la vía rápida pero el argentino, con su histórica derecha como punto de partida y ejecución, conquistó al público y regresó al partido al romper el saque a Nole una y casi dos veces, pero no pudo culminar la remontada, por lo que la segunda manga iba a decidirse en el tie break.

Un tenista histórico

Nuevo momento de nervios y el vencedor, como había sucedido anteriormente, fue Djokovic, de cuya inspiración depende una fortaleza mental que cuando aparece recuerda a la referencia histórica de la materia en el tenis, un tal Rafael Nadal. El segundo set también iba a parar al bolsillo de Nole, que veía más cerca su tercer US Open.

Con un guión prácticamente calcado al de la segunda manga, el tercer parcial volvió a dibujar la ventaja de Djokovic prácticamente de inicio y la consiguiente respuesta de Del Potro, que esta vez sí estaba dispuesto a responder en el momento clave. Este iba a llegar en el 3-3, con saque para el argentino, pero Novak completaba el tres de tres cuando los nervios frenan hasta la respiración y con una puntualidad memorable, finalizaba con un diez su camino hacia el título del US Open. Entonces pudo tirarse al suelo, orgulloso del trabajo cumplido. Nole no ha vuelto. Nunca dejó de ser uno de los mejores… de la historia.

 

Lo último en Deportes

Últimas noticias