Final Four Euroliga: Real Madrid vs CSKA

“Doncic, aquí jugamos todos”

Luka Doncic
Luka Doncic, ante la sombra de Petrovic.
Comentar

Para nadie pasa desapercibida la situación de Luka Doncic en el Real Madrid. Un niño prodigio crecido en la cantera blanca, que floreció como el mayor talento jamás visto desde Drazen Petrovic y que ahora, si un milagro lo remedia, hará las maletas para aterrizar en la NBA la próxima temporada. Lo que empezó siendo un juego de ver partidos de Drazen en YouTube se convirtió en un peligro a lo largo de la presente temporada para el Real Madrid. Luka se ha empapado de todo lo que la leyenda croata hacía en la cancha. De lo bueno y también de lo malo, convirtiéndose en las últimas fechas en un jugador adorado por su público, pero que también ha ido generando una animadversión entre sus rivales.

Con 19 años, ¿a quién no se le puede ir la cabeza? Viene a entrevistarte la ESPN, las loas son continuas sobre tu figura, dicen que serás número 1 del Draft, tus fans se multiplican y tus tatuajes también. Luka ha vivido un último año brutal en la capital de España siendo el faro de un equipo que le dejó en préstamo Sergio Llull tras una horrible lesión de casi nueve meses. El niño prodigio ha podido hacer y deshacer como ha querido en la cancha sin que muchos se atreviesen a contrariarlo, aunque también por el hecho de que su talento está fuera de toda naturaleza.

Sin embargo, ese crecimiento personal ha hecho que el carácter de Doncic mutase hasta convertirse en un jugador incómodo incluso para sus compañeros, que había partidos que ni la olían. “Ahora está más enfocado y jugando más para el equipo. Sigue haciendo sus cosas, pero está haciendo jugar al resto. Vamos a esperar mucho de él, pero sabiendo que esto es cosa de equipo. Aquí jugamos todos”, aseguró Jaycee Carroll en los días previos a la Final Four de Belgrado en unas declaraciones que a nadie pilla por sorpresa dentro del equipo.

Doncic es adorado por sus compañeros, pero al mismo tiempo a ellos les frustra que su desbocado talento provoque que no les dé el balón cuando debe. “El triple-doble fue un punto de inflexión. Creo que ahí se dio cuenta que podía tener tantos titulares como si metiese 30 puntos en un partido y eso es bueno para nosotros”, desliza otro jugador de la plantilla.

En el Madrid no dudan de que la Final Four se gana con Doncic subido al barco. “Esperemos que Luka sea decisivo a nuestro favor. Ha sido nuestro líder este año y ha hecho cosas a nivel estadístico increíbles. Le gustan estos partidos y estas responsabilidad”, asevera Sergio Llull. Eso sí, Luka ya sabe cómo están las cosas y lo que debe hacer. El día de la eliminación contra Panathinaikos firmó un partido tremendo con una racha espectacular de triples en el tercer cuarto, pero su concentración defensiva también dejó mucho que desear y se llevó un tirón de orejas por ello.

“Lo que menos me preocupa es Luka”, tranquiliza Laso. En el cuerpo técnico madridista consideran que el trabajo de campo con Doncic está hecho y que es improbable que exhiba una versión sobreexcitada en Belgrado, pese a que todos los focos apuntarán a su figura, más aún si cabe después de que los Phoenix Suns –dirigidos por el ex seleccionador esloveno Kokoslov obtuvieran el preciado número uno del Draft. “Nosotros le ayudaremos a estar tranquilo. Está todo atado”, explican.

Hace 29 años, Drazen Petrovic anotó 62 puntos en la final de la Recopa en la exhibición personal más grande de un jugador europeo en una altura así. La plantilla de aquel Real Madrid lo celebró a medias porque la manera en la que la leyenda croata jugó hizo que sus compañero se sintiesen totalmente desplazados y anulados. Con ese precedente en mente, el Madrid ya se ha armado para que Luka se luzca, pero no pierda el norte en una Final Four donde todos se juegan mucho. Doncic, el número uno; el Madrid el día después del paso de Luka por el equipo y un título sumamente importante.

Últimas noticias