Religión

¿Qué es ser agnóstico?

agnóstico
Conociendo más el pensamiento agnóstico.

¿Qué es ser agnóstico? Hay que entender el agnosticismo como una postura que lo que hace es limitar el conocimiento a la experiencia sensoria, en resumidas cuentas » si no lo veo no lo creo». Rechaza la posibilidad de conocimientos sobrenaturales y de saber si Dios existe.

La premisa evidente para el agnóstico es que no puede saber si existe o no Dios. Todo esto hace que rechace cualquier clase de pronunciamiento a favor o en contra de su existencia…

Y… ¿es verdad o no?

Por supuesto que no. Una de las premisas antropológicas – muy errada por cierto – del agnosticismo, es considerar al hombre como un ser incapaz de llegar al conocimiento de la verdad absoluta, es más, – y esto atropella a la filosofía – un agnóstico no puede concebir en su cabeza la existencia de una verdad absoluta.

Partiendo de esta apreciación de la realidad, plantearle a un agnóstico la pregunta de si Dios existe o no, sería como obligarlo a aceptar la trascendencia del hombre y de las demás realidades… en otras palabras, que no solamente lo que se puede ver y tocar existe, sino que, existen otras realidades espirituales que van más allá de lo físico.

¿Ver para creer?

Se puede decir que santo Tomás, el que fuera apostol, con perdón de los exégetas, fue un agnóstico en los tiempos apostólicos, pues fue uno de los primeros en lanzarse a la premisa de ver para creer, cuando sus hermanos le decían haber visto a Cristo Resucitado.

Esta premisa, no es nada científica. Una buena parte de los descubrimientos empezaron por una intuición o por un accidente. Existen verdaderas que trascienden a la física y los sentidos, por lo que no pueden ser sometidas al laboratorio.

Existen realidades espirituales como el amor, la pazo o el perdón que pueden hacer que nos preguntemos si son inferiores o superiores a las cosas materiales. Los sentidos los dan pistas, caso de cuando alguien entra a un hogar y ve las caras de las personas, es posible intuir que hay amor, pero lo que se ve no es más que un reflejo, pues la verdad espiritual es bastante más que los sentidos.

La bandera de batalla de un agnóstico

El agnóstico tiene que responder de alguna forma a las exigencias morales y de la mera convivencia en esta vida. Una de las mejores justificaciones que tiene para mantener su postura de indiferencia religiosa es “yo no soy una persona egoísta, ayudo a los demás dentro de lo posible, pienso en el prójimo y no hago mal a nadie, mi vida sería como la de un buen cristiano, sólo que sin Dios”, esto es una opinión que no tiene demasiados fundamentos.

 

Lo último en Curiosidades y noticias increíbles

Últimas noticias