Psicología

¿Por qué sacamos la lengua cuando estamos concentrados?

sacamos lengua concentrados
La razón neurológica de sacar la lengua al concentrarnos

¿Por qué sacamos la lengua cuando estamos concentrados? Los niños hacen esto especialmente cuando están ocupados con juegos y artilugios que requieren actividad manual y concentración, pero incluso los adultos no son «inmunes» a sacar la lengua cuando están concentrados en algo. Descubramos los motivos o por qué lo hacemos a partir de lo que se ha descubierto en un estudio reciente.

Sacar la lengua cuando al concentrarnos

Los últimos toques para completar y perfeccionar un trabajo como un dibujo, la reparación de un objeto roto, la construcción de una maqueta, la decoración de un sofisticado pastel; son todas situaciones en las que estamos perfectamente concentrados en lo que estamos haciendo, y es precisamente en esos momentos cuando nuestra lengua puede salir de la boca y quedarse un poco apretada  entre los dientes, como si pudiera ayudarnos y guiarnos de alguna manera en la actividad que estemos realizando. Muchos deportistas como el ex campeón de la NBA Michael Jordan también son famosos por sus «lenguas». Este es un gesto involuntario en la mayoría de los casos, muy probablemente esté relacionado con el origen del lenguaje, en el que la aparición de la palabra estaba precedida por una fase gestual.

Dicha cuestión fue analizada por dos científicas: Gillian S. Forrester y Alina Rodriguez, del Departamento de Psicología de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Westminster y del Departamento de Epidemiología y Bioestadística del Imperial College London respectivamente. Ambas son las autoras del artículo «Lapso de lengua: Implicaciones para la evolución y el desarrollo del lenguaje » publicado en la revista científica especializada Cognition.

En su artículo, explican como realizaron un estudio en el que sometieron a niños de cuatro años (con desarrollo típico) a una serie de tareas cognitivas, para observar la frecuencia de la protrusión de la lengua. Los pequeños se dedicaban a actividades que requerían habilidades manuales de precisión, movimientos de motricidad gruesa y no acción motriz. La frecuencia de protrusión de la lengua se asoció positivamente con la tarea motora, y cuanto más precisión requería, más probable era que la lengua se mantuviera del lado derecho. ¿Por qué razón?

La explicación más fascinante está relacionada con el hecho de que la articulación de la mano y la lengua están gobernadas por procesos cerebrales compartidos . «Esto habría proporcionado un puente natural para el desarrollo de un sistema de comunicación temprano, pasando de los gestos con las manos al habla en el hombre primitivo», especificó la profesora Forrester en un comunicado de prensa de la Universidad de Westminster.

No es casualidad que otro estudio llamado “El lenguaje como herramienta: la competencia motora usando una herramienta predice las habilidades lingüísticas individuales”. Publicado en Frontiers in Psychology ha demostrado que existen procesos cognitivos compartidos entre el uso de herramientas (habilidades manuales complejas) y el lenguaje: el área del cerebro que se activa mientras pintamos, escribimos o reparamos algo con nuestras manos es de hecho cercano al del habla, y ambos están ubicados en el hemisferio izquierdo.

La comunicación entre monos se produce principalmente a través de gestos manuales, por lo que es muy probable que nuestros antepasados ​​del género Homo también utilizaran gestos similares. Sin embargo, con la invención de las primeras herramientas complejas y manos ocupadas, el método dominante de comunicación pasó a la boca, una transición facilitada precisamente por la proximidad entre las áreas del cerebro encargadas de controlar las manos y la lengua. «Probablemente por eso ves que se hacen tantos gestos cuando hablamos, porque la vista es nuestra principal herramienta sensorial» , dijo a WordsSideKick.com Forrester.

Sin embargo, aunque la conexión neurológica y funcional entre las manos y la lengua está bien documentada, aún no se ha demostrado la razón exacta por la que surge cuando nos enfocamos en algo. Podría ser una especie de «residuo» de nuestro método ancestral de comunicación, o un reflejo ligado a la proximidad entre las áreas del cerebro que controlan la lengua y las articulaciones de las manos.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias