Cuerpo humano

¿Se puede cambiar de grupo sanguíneo?

En medicina, se afirma categóricamente que el factor Rh y el tipo de sangre son indicadores permanentes pero ¿es posible que a lo largo de su vida alguien cambie de grupo sanguíneo?

¿Qué es la sangre y cuáles son los grupos sanguíneos?

Las personas con este grupo sanguíneo son más propensas a contagiarse de COVID

Claves para poder saber tu grupo sanguíneo

grupo sanguíneo
¿En qué casos es posible que haya un cambio de grupo sanguíneo?

¿Se puede cambiar de grupo sanguíneo? Ya seas AB positivo, O negativo o algo intermedio, ese es casi definitivamente el tipo de sangre que tendrá toda su vida. … casi definitivamente. En algunos casos, tu tipo de sangre puede cambiar. Y una razón por la que sucede tiene que ver, entre todas las cosas, con las células dentro de los huesos.

¿Se puede cambiar de grupo sanguíneo?

Por lo general, cuando hablamos de tipos de sangre, usamos los sistemas ABO y Rh. Esto se refiere a diferentes antígenos o marcadores en la superficie de sus glóbulos rojos. La sangre tipo A tiene el antígeno A, el tipo B tiene el antígeno B, el tipo AB tiene ambos y el tipo O no tiene ninguno.

Mientras tanto, el signo positivo o negativo que suele asociarse a los tipos de sangre se refiere a una proteína llamada factor Rh. Positivo significa que lo tienes, negativo significa que no. Sin embargo, tengas lo que tenga, el tipo de sangre está determinado genéticamente.

De este modo, todos nacemos con un tipo de sangre y así permanecerá el resto de nuestros días. Un grupo sanguíneo que será bueno saber de qué tipo es, de modo que en caso de cualquier tipo de urgencia o emergencia médica en el que se necesite una transfusión de sangre, sepamos si la sangre que se transfiere es o no compatible con la nuestra.

Grupo sanguíneo y células madre

Sin embargo, han habido casos en los que el grupo sanguíneo ha cambiado a pesar de que es algo que tiene que ver con los trasplantes de células madre hematopoyéticas. Estas células, o HSC (por sus siglas en inglés) para abreviar , se encuentran en todo el cuerpo, principalmente en los huesos.

Y dado que el cáncer y otras enfermedades pueden dañarlas o destruirlas, ocasionalmente alguien necesitará otras nuevas. Esas nuevas células pueden provenir de otras partes del cuerpo de una persona, pero también pueden provenir de un donante. Y cuando lo hacen, esa donación puede cambiar el tipo de sangre de un paciente.

Porque aquí está la clave: cuando las células madre hematopoyéticas se asientan en los huesos, producen células más especializadas, incluidos los glóbulos rojos. Entonces, si recibe un trasplante de HSC de alguien con genes para un tipo de sangre diferente, producirá sangre diferente. En general, es posible que estos procedimientos no te suenen familiares, pero es probable que hayas oído hablar de otro tipo de trasplante de HSC: trasplantes de médula ósea.

Ves, a pesar del nombre, estos trasplantes no tratan de reemplazar completamente el tejido dentro de ciertos huesos. Se trata específicamente de darle a alguien nuevas células madre hematopoyéticas, por ejemplo, para reemplazar las cancerosas.

Entonces, a pesar de que se podría pensar que un donante de HSC siempre debería tener el mismo tipo de sangre que su receptor, en este caso existe una excepción. A diferencia de los trasplantes de órganos sólidos, los médicos no solo están analizando el tipo de sangre ABO en este caso.

En cambio, se aseguran de que las personas tengan los mismos antígenos leucocitarios humanos o tipo HLA. Al igual que los antígenos AB, su cuerpo usa estos marcadores para saber si ciertas células le pertenecen. Pero cuando se trata de trasplantes de células madre hematopoyéticas, estos antígenos son en realidad más importantes que los de las células sanguíneas.

Esto se debe a que las células madre que se convierten en nuestros glóbulos rojos aún no tienen antígenos AB, pero sí tienen HLA. Entonces, si hay un desajuste, el trasplante puede presentar algunas complicaciones. Y en algunos casos, es más fácil lidiar con un tipo de sangre cambiante que no tener un trasplante en absoluto.

Realmente, esto es un recordatorio de que nuestros cuerpos son sistemas asombrosos y complicados, y antes de empezar a jugar con ellos, es útil saber cómo funciona todo. Porque incluso comprender algo que parece tan básico como el tipo de sangre puede tener implicaciones para salvar vidas.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias