Medio Ambiente

El mundo fracasa en el objetivo común de detener la destrucción de la naturaleza, según un informe de la ONU

destrucción naturaleza
El informe de la ONU en el que revela que no se han conseguido las expectativas con respecto a la naturaleza

A pesar de las buenas intenciones de millones de personas en el mundo durante la última década, los hábitats naturales continúan desapareciendo y una gran cantidad de especies se enfrentan a la extinción debido a las actividades humanas y los subsidios gubernamentales dañinos para el medio ambiente según alerta la ONU en un informe en el que deja claro que el mundo está fracasando con respecto a la destrucción de la naturaleza.

El mundo fracasa en el objetivo común de detener la destrucción de la naturaleza, según un informe de la ONU

El nuevo informe Global Biodiversity Outlook 5 (GBO-5), publicado por el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, ofrece una descripción general del estado de la naturaleza. Se trata de un informe sobre los avances realizados con respecto a las 20 metas mundiales de biodiversidad acordadas en 2010 y con fecha límite de 2020.

Lamentablemente, como destaca el dossier, la humanidad se encuentra en una encrucijada y los objetivos marcados no se han alcanzado. Solo 6 se han llegado a alcanzar pero solo de manera parcial, incluyendo los referidos a la áreas protegidas y especies invasoras.

Sin embargo no todas las cifras son catastróficas, ya que aunque los gobiernos no han logrado proteger el 17% de las áreas ocupadas por agua y el 10% de los hábitats marinos, el 44% de las áreas vitales de biodiversidad están ahora bajo protección, lo que se traduce en un aumento del 29% con respecto al 2000.

Sólo se han alcanzado 6 objetivos de un total de 20

El análisis y los últimos descubrimientos científicos de las llamadas Metas de Aichi para la Diversidad Biológica, establecidas en 2010, muestran que 7 de los 60 “elementos” – criterios de éxito – entre los 20 objetivos se han logrado y 38 muestran avances. En el caso de 13 elementos, no se ha avanzado o se ha indicado una desviación de la meta y para dos elementos se desconoce el nivel de avance. El informe llega a la conclusión de que, en general, de los 20 objetivos, 6 se han alcanzado parcialmente para el plazo de 2020.

Pero el objetivo principal de reducir a la mitad la pérdida de hábitats naturales, incluidos los bosques, no se ha logrado. Si bien las tasas de deforestación global se han reducido en aproximadamente un tercio en los últimos cinco años desde los niveles anteriores a 2010, la degradación y fragmentación de los ecosistemas biodiversos en los trópicos sigue siendo alta. Las áreas silvestres y pantanosas continúan desapareciendo y los ecosistemas de agua dulce siguen estando gravemente amenazados.

Aunque se han logrado avances en algunas áreas, el porcentaje de poblaciones marinas sobre pescadas ha aumentado durante la última década a un tercio del total y muchas especies hasta ahora no amenazadas están amenazadas por niveles insostenibles de capturas constantes. Como resultado, no se ha logrado el objetivo de gestionar y recolectar de manera sostenible todas las poblaciones de peces e invertebrados.

Según el informe, se han acumulado además alrededor de 260.000 toneladas de partículas de plástico en los océanos con graves impactos en los ecosistemas marinos, a menudo con implicaciones desconocidas.

Más del 60% de los arrecifes de coral del mundo están amenazados, principalmente debido a la sobrepesca y las prácticas destructivas, y no se alcanzó el objetivo de 2015 de minimizar esas amenazas. También se perdió en 2020, con la crisis climática, la acidificación de los océanos y el desarrollo costero.

“Ahora, debemos acelerar y expandir la colaboración para lograr resultados positivos para la naturaleza mediante la conservación, restauración y uso de la biodiversidad de una manera justa y sostenible. Si no lo hacemos, la biodiversidad seguirá fallando bajo el peso de los cambios en el uso de la tierra y el mar, la sobreexplotación, el cambio climático, la contaminación y las especies exóticas invasoras. Esto dañará aún más la salud humana, las economías y las sociedades, con efectos particularmente dañinos en los pueblos indígenas y las comunidades locales ”, dijo Inger Andersen, Directora Ejecutiva del PNUMA.

Las 8 acciones clave para detener el declive de la naturaleza

El informe también describió 8 acciones principales necesarias para frenar y detener el declive acelerado de la naturaleza.

  1. La transición de la tierra y los bosques: preservar ecosistemas intactos, restaurar ecosistemas, luchar y revertir la degradación y utilizar la planificación espacial a nivel de paisaje para evitar, reducir y mitigar el cambio de uso de la tierra.
  2. La transición a la agricultura sostenible: rediseñar los sistemas agrícolas mediante enfoques agroecológicos e innovadores para mejorar la productividad y minimizar los impactos negativos sobre la biodiversidad.
  3. La transición a sistemas alimentarios sostenibles: posibilitando dietas sostenibles y saludables con un mayor énfasis en una diversidad de alimentos, en su mayoría de origen vegetal, y un consumo más moderado de carne y pescado, así como recortes drásticos en los desechos relacionados con el suministro y consumo de comida
  4. La transición sostenible de la pesca y los océanos: protección y restauración de los ecosistemas marinos y costeros, reconstrucción de la pesca y ordenación de la acuicultura y otros usos de los océanos para garantizar la sostenibilidad y mejorar la seguridad alimentaria y las condiciones de vida
  5. La transición entre ciudades e infraestructuras : implementación de «infraestructuras verdes» y creación de espacio para la naturaleza dentro de los paisajes construidos para mejorar la salud y la calidad de vida de los ciudadanos y reducir la huella ambiental de las ciudades y las infraestructuras.
  6. La transición sostenible del agua dulce: iniciando un enfoque integrado que garantice los flujos de agua requeridos por la naturaleza y las personas, mejorando la calidad del agua, protegiendo los hábitats críticos, controlando las especies invasoras y permitiendo la recuperación de los sistemas hídricos. dulce de las montañas a las costas
  7. La transición hacia una acción climática sostenible : empleando soluciones basadas en la naturaleza, junto con una rápida eliminación del uso de combustibles fósiles, para reducir la escala y los impactos del cambio climático, proporcionando beneficios positivos para la biodiversidad y otros objetivos de desarrollo sostenible
  8. La transición de una salud que incluye la biodiversidad: gestión de ecosistemas, incluidos los agrícolas y urbanos, así como el uso de la vida silvestre, a través de un enfoque integrado, para promover ecosistemas saludables y personas saludables.

«Este informe insignia subraya que la humanidad se encuentra en una encrucijada con respecto al legado que deseamos dejar para las generaciones futuras», dijo Elizabeth Maruma Mrema, secretaria ejecutiva del CDB. “Están sucediendo muchas cosas buenas en todo el mundo y deben celebrarse y alentarse. Sin embargo , la tasa de pérdida de biodiversidad no tiene precedentes en la historia de la humanidad y las presiones se intensifican. Los sistemas vivos de la Tierra en su conjunto están comprometidos. Y cuanto más la humanidad explota la naturaleza de formas insostenibles y menoscaba sus contribuciones a las personas, más socavamos nuestro propio bienestar, seguridad y prosperidad. Con la degradación de la naturaleza, surgen nuevas oportunidades para la propagación de enfermedades devastadoras como el coronavirus de este año entre humanos y animales. La ventana de tiempo disponible es corta, pero la pandemia también ha demostrado que los cambios transformadores son posibles cuando es necesario realizarlos «.

Pero el tiempo disponible para hacerlo es cada vez menor.

Haz clic en el siguiente enlace para ver el informe Global Diversity Outlook completo

Lo último en Curiosidades y noticias increíbles

Últimas noticias