Cine

Carrie Fisher consumió cocaína y éxtasis horas antes de sufrir el infarto

Carrie Fisher y George Lucas
Carrie Fisher y George Lucas. (Foto: AFP)
Comentar

Carrie Fisher tenía en su cuerpo una mezcla de drogas, incluyendo cocaína y éxtasis, cuando sufrió un infarto que finalmente acabó con su vida, ha confirmado un médico forense.

La actriz de ‘Star Wars’, que saltó al estrellato como la Princesa Leia, la guerrera rebelde en la saga espacial, fue trasladada a un hospital en Los Ángeles el 23 de diciembre tras desplomarse en un vuelo desde Londres y fue declarada muerta cuatro días después.

Había cantidades de alcohol y opiáceos en su sistema, según el perito de toxicología, que concluye que las pruebas sugieren que hubo “exposición a la heroína, sin poder determinarse la dosis y el momento de exposición”, por lo que no puede establecerse relación directa entre esta sustancia y el fallecimiento.

Los estudios sobre el cadáver revelan que la cocaína habría sido tomada dentro de los tres días previos a su colapso, según el informe, que establece como causa de la muerte la “apnea del sueño”, un trastorno respiratorio y “otros factores indeterminados”, incluyendo enfermedades del corazón e “ingestión de múltiples drogas”.

La madre de Fisher, la actriz Debbie Reynolds, sufrió un ataque fulminante el día después de la muerte de su hija.

Últimas noticias