Embarazo

Hipertensión en el embarazo: ¿cuándo se vuelve peligrosa?

La hipertensión en el embarazo puede tener diferentes grados de gravedad y debe mantenerse bajo control con mediciones periódicas de la presión arterial.

¿Qué es la placenta acreta?

¿Qué hacer en caso de placenta previa?

¿Qué es el reposo absoluto en el embarazo?

¿Cuánto tarda el útero en volver a la normalidad después de una cesárea?

hipertensión embarazo
Causas y cómo tratar la hipertensión en el embarazo
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

La hipertensión es una de las cinco causas más frecuentes (pero también prevenibles) de muerte materna en los países occidentales, junto con la enfermedad tromboembólica, la hemorragia posparto, la sepsis y la muerte por anestesia. Por ello durante el embarazo la mujer debe controlar la tensión, y conocer bien sus valores, además en caso de sufrir de hipertensión, saber también cuándo se vuelve peligrosa.

Hipertensión en el embarazo ¿cuándo es peligrosa?

Hay tres tipos de hipertensión en el embarazo : crónica, inducida por el embarazo (o gestacional) y preeclampsia .

La primera es preexistente y ya antes del embarazo la mujer se encuentra en tratamiento farmacológico para mantener los valores dentro de los límites. Se trata en su mayoría de fármacos cuyo uso puede continuarse incluso durante la gestación, salvo algunos que pueden ser nocivos para el feto y que deben ser sustituidos por indicación médica. No desaparece después del parto.

La segunda, es decir, la llamada hipertensión gestacional, aparece a partir de la semana 20 y desaparece tras el parto.

La preeclampsia , por otro lado , es una complicación de la hipertensión crónica o una forma de hipertensión gestacional asociada a múltiples condiciones de riesgo (para la madre y para el feto) y caracterizada por una nueva aparición de proteinuria. Esta última viene dada por la cantidad de proteínas urinarias.

Hipertensión en el embarazo: causas

La hipertensión es una condición de estrechamiento del calibre de las arterias causada por el aumento de la presión arterial: el corazón y los órganos reciben una cantidad insuficiente de sangre. Durante el embarazo, por supuesto, también está involucrada la placenta, que es esencial para proporcionar alimento y oxígeno al feto.

El suministro deficiente de sangre ralentiza el crecimiento fetal y también puede causar un desprendimiento de la placenta , lo que resulta en un sangrado potencialmente mortal para el feto.

Las causas de la hipertensión crónica se remontan a la dieta: el sobrepeso, la obesidad, el alto consumo de sal, una dieta rica en grasas y baja en fibra aumentan el riesgo de desarrollar hipertensión. La arteriosclerosis también es un factor de riesgo y, a su vez, empeora la aterosclerosis.

Respecto a la hipertensión gestacional y la preeclampsia pueden ser factores desencadenantes o agravantes :

  • edad: menor de 17 o mayor de 35;
  • partos múltiples;
  • primer embarazo;
  • obesidad o diabetes;
  • hipertensión crónica o trastornos vasculares;
  • preeclampsia en un embarazo anterior o antecedentes familiares.

Hipertensión en el embarazo: síntomas

Puede tener diferentes grados de severidad y la única manera de notar su presencia es realizar mediciones periódicas de la presión arterial , posiblemente incluso en casa y posiblemente a la misma hora, si el médico lo considera oportuno.

A veces, la preeclampsia es asintomática , otras se manifiestan como acumulación de líquido (edema) en las manos, la cara, los ojos y los pies. Pueden aparecer puntos rojos (petequias) en la piel, lo que indica sangrado de la piel. Una bandera roja es la cantidad de proteína en la orina. También se debe controlar el aumento de peso .

Hipertensión en el embarazo: valores

La medición de la presión arterial se realiza con dispositivos ambulatorios o domiciliarios, si se requiere un seguimiento más constante en mujeres con riesgo de preeclampsia.

La presión <140/90 mmHg se considera normal. Por lo tanto, el diagnóstico de hipertensión en el embarazo se realiza en el caso de presión arterial sistólica ≥140 mmHg y/o presión arterial diastólica ≥90 mmHg , detectada con dos o más mediciones en el mismo brazo a una distancia de al menos un cuarto de hora. el uno del otro. La confirmación tiene lugar a través de una nueva medición después de cuatro a seis horas.

Sin embargo, el mejor método es una secuencia de tres mediciones separadas por tres minutos: el primer valor se descarta y se hace un promedio entre el valor de la segunda y la tercera medición.

Hipertensión en el embarazo: riesgos

La hipertensión crónica puede poner en peligro la vida del feto, pero sin afectar significativamente la salud de la madre. Por el contrario, la gestacional también pone en peligro la salud materna. De hecho, puede:

  • causar edema pulmonar;
  • dañar varios órganos (riñones, hígado, cerebro, ojos);
  • debilitar el corazón;
  • degenerar en el síndrome HELLP (acrónimo de hemólisis, niveles elevados
  • de enzimas hepáticas, recuento bajo de plaquetas, que indica
  • descomposición de los glóbulos rojos, niveles elevados de enzimas
  • hepáticas, recuento bajo de plaquetas);
  • traer sangrado severo durante el parto.

La complicación más grave de la preeclampsia es la eclampsia , que es potencialmente letal.

Hipertensión en el embarazo: terapia

Además de actuar con fármacos para normalizar los valores, también se debe actuar con una dieta específica reducida en sal y, si el médico lo considera oportuno, con periodos prolongados de reposo (la posición más adecuada es tumbado sobre el lado izquierdo). Muy importantes son los controles periódicos, los registros cardiotocográficos y las ecografías , para comprobar el crecimiento del feto y los movimientos fetales .

En el caso de la preeclampsia, especialmente grave, la única terapia eficaz es la finalización inmediata del parto tras la estabilización de las condiciones maternas, independientemente de la edad gestacional. Si es posible, tratamos de llegar a una edad gestacional que garantice la supervivencia del recién nacido, a través de la hospitalización, exámenes frecuentes, terapias para la presión y para prevenir ataques epilépticos.

El parto debe realizarse antes de que la situación se torne peligrosa para la madre y el niño; una cesárea puede ser necesaria la mayor parte del tiempo.

Lo último en Bebés

Últimas noticias