Lectura

Fábulas cortas para los niños

Descubre algunas de las mejores fábulas cortas que encantarán a tus hijos. Les ayudarán a disfrutar de la lectura y a aprender valores.

fábulas cortas
Te contamos algunas de las mejores fábulas cortas para niños
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

A los niños les encantan que les contemos cuentos antes de irse a dormir. Es algo que les relaja, desarrolla su imaginación y además también como no, estimula su amor por la lectura. Pero además de cuentos o libros infantiles, también podemos relatarles fábulas cortas, algunas de ellas muy populares e incluso clásicos que todos conocemos y que también los más pequeños de la casa querrán conocer. Estas son algunas de las mejores fábulas cortas para los niños.

Fábulas cortas para los niños

Las fábulas se caracterizan por ser relatos o historias cortas que además de tener un componente divertido y ameno también son didácticas ya que gracias a ellas los niños pueden aprender cosas como por ejemplo a no mentir o a trabajar en equipo.

Pedro y el lobo 

Una fábula de Esopo que sirve a los niños a que aprendan a no mentir.

En un pueblo vivía un niño pastor llamado Pedro que, todos los días, llevaba las ovejas a pastar. Como estaba muy aburrido, decidió gastar una broma a los aldeanos. «¡Lobo! ¡Lobo! » empezó a gritar. Los campesinos del pueblo llegaron corriendo con horquillas y garrotes, pero una vez en el campo no vieron a nadie.
El pastorcillo se rió a carcajadas: «¡Fue una broma, y ​​todos se la creyeron!».
Al día siguiente repitió la broma: los campesinos llegaron corriendo al prado pero se dieron cuenta de que era otra broma del pastorcillo, que se había burlado de ellos por segunda vez.
Un día, de repente, llegó toda una manada de lobos. El pastorcillo empezó a gritar desesperado: “¡Lobo! ¡Lobo! «. Los campesinos, sin embargo, pensaron que era una broma y se quedaron en su lugar. Así, los lobos se comieron a las ovejas y corderos sin que nadie los molestara.

La cigarra y la hormiga

Otra fábula de Esopo que enseñará a los niños a que sin esfuerzo no se obtiene nada.

Durante el verano, una cigarra cantaba posada en una brizna de hierba, mientras que debajo de ella, una hormiga luchaba por transportar los granos de trigo de manera segura a su hormiguero.

De vez en cuando, la cigarra les preguntaba a la hormiga: “¿Por qué trabajas todo el día? Ven aquí conmigo, a la sombra de la hierba: te mantendrás fresco y podremos cantar juntos ”.

Pero la hormiga, siguió trabajando: “Debo preparar las provisiones para el invierno; cuando la nieve haya cubierto la tierra, no quedará nada para comer «.
La cigarra simplemente no podía entender a la hormiga. Después de todo, el verano todavía era largo y habría demasiado tiempo para guardar las provisiones. Así que siguió cantando y acabó el verano.
Llegó el otoño: no había más frutos y la cigarra vagaba aquí y allá, masticando los tallos amarillentos de la hierba y algunas hojas secas. Pero el otoño también terminó: llegó el invierno y la nieve cubrió la tierra. No quedaba nada para comer.
La cigarra castañeteaba los dientes por el frío y tenía mucha hambre. Un día, bajo la nieve, llegó a una casita; miró hacia adentro, pasó junto a la ventana y vio a la hormiga cálidamente abrigada por la nieve, masticando los granos de trigo que había apartado.
Fría, la cigarra llamó a la puerta.
«¿Quién llama?»
“Yo soy la cigarra; Me muero de frío y no tengo nada más para comer ”.
«Te recuerdo: este verano, mientras trabajaba duro para prepararme para el invierno, ¿qué estabas haciendo?»
«¡Canté!»
«¿Cantaste?» respondió la hormiga «¡Así que ahora baila!»
Luego, cerró la puerta y dejó a la cigarra en el frío.

El león y el ratón

Fábula de Esopo que enseña a los niños la importancia de la amistad.

Un león atrapó a un ratón entre sus patas con la intención de comérselo. El ratoncito, sin embargo, le suplicó al gran animal que le perdonara la vida.

«A cambio, tendrás mi amistad y algún día te devolveré el favor», le dijo el roedor. El león fue convencido por estas palabras y soltó al ratoncito, que siguió su propio camino.

Algún tiempo después, el ratoncito estaba cruzando la sabana cuando vio a dos cazadores al borde del arbusto, que habían atrapado al león con una trampa. Los dos ataron firmemente al león a un árbol y luego encendieron un fuego para pasar la noche. En la oscuridad, el ratoncito se acercó al árbol y mordisqueó todas las cuerdas que sujetaban al león. Al hacerlo, liberó al felino que logró escapar.

La flor que tenía sed

Una fábula algo más desconocida que las anteriores que servirá a los niños para que aprendan la importancia del agua para cuidar la tierra.

Una vez, una flor se encontró cerca de un campo. Tenía sed y pidió ayuda a la raíz. La raíz pidió ayuda a la tierra vecina: «tierra querida, dame un poco de frescor para mi flor»; “Lo siento, raíz, pero no puedo darte nada. Yo también estoy seca. El Señor debería enviarnos un poco de agua ”. La flor miró al cielo y esperó un rato. Pasó una pequeña nube: «¡Amable nubecita, dame un poco de agua, tengo sed!». La nube no se hizo esperar y dio muchas gotas de lluvia a la flor sedienta. La tierra se refrescó, la raíz también y la flor levantó la corola. El agua de la suave nube le había devuelto a la vida.

Lo último en Bebés

Últimas noticias