Curiosidades

8 curiosidades sobre los bebés que seguro no conocías

Tener los ojos tan grandes como un adulto o que lloren sin lágrimas o con acento, son algunas de las curiosidades más sorprendentes sobre los bebés.

curiosidades bebés
Las curiosidades sobre los bebés que puede que no conozcas

Tener un bebé, especialmente cuando se es padre primerizo, supone una experiencia llena de descubrimientos. Seguro que te sorprenderá comprobar cómo es el sueño del recién nacido o cómo de hecho se va desarrollando, pero existen datos curiosos sobre los bebés que muchas personas desconocen y que son realmente sorprendentes. Por ello, te ofrecemos a continuación, 8 curiosidades sobre los bebés que seguro no conocías.

8 curiosidades sobre los bebés que seguro no conocías

curiosidades bebés

Estos 8 datos sobre los bebés son realmente curiosos y aunque parezcan incluso algo de fantasía, lo cierto es que son del todo reales.

1- Sus ojos son casi tan grandes como los de un adulto

Son esos ojos anormalmente grandes los que hacen que los bebés sean tan lindos, por lo que quizás no sea sorprendente que los ojos de los bebés midan alrededor del 70% de su tamaño adulto. La longitud de un ojo de recién nacido es de aproximadamente 16,5 mm, mientras que el de un adulto es de 24 mm. El período de crecimiento más significativo de los globos oculares es el primer año, con otro brote alrededor de la pubertad.

2-Durante su desarrollo los bebés tienen cola y pelaje

No te preocupe, tu bebé no es un extraterrestre. Sin embargo, en algún momento de su desarrollo fetal, podría parecer que no es del todo un humano. De hecho mientras están en el vientre materno los fetos desarrollan pequeñas hendiduras branquiales (conocidas correctamente como arcos faríngeos) en el cuello, que luego se convierten en la mandíbula y los huesos del oído (las aberturas de nuestras orejas son los últimos restos que quedan de esas hendiduras branquiales). Aproximadamente al mismo tiempo, alrededor de las cuatro semanas de gestación, también se puede ver una cola, que luego retrocede gradualmente y forma lo que comúnmente se conoce como cóccix. Por otro lado, el pelaje, conocido como lanugo, es algo que se puede ver cuando nace el bebé. Es ese vello fino y suave que cubre todo el cuerpo del bebé en el útero y proporciona aislamiento ya que los bebés tienen pocas reservas de grasa. Es bastante común que los bebés nazcan con restos de este cabello en algunas partes de su cuerpo, aunque poco a poco va desapareciendo de forma natural.

3-Los bebés nacen sin reloj  o ritmo biológico

Como cualquier padre primerizo privado de sueño dirá, los patrones de sueño de los bebés pueden ser una locura y pueden despertarse en los momentos más inoportunos. Pero si bien esto conduce a la desesperación y cansancio de los padres, es perfectamente normal que un bebé tenga un patrón de sueño inusual en las primeras semanas. Esto se debe a que los recién nacidos no se rigen por un ritmo circadiano, el impulso fisiológico que le permite a su cuerpo saber si debe dormir por la noche y despertarse durante el día. Se necesitan alrededor de 12 semanas para que un bebé reconozca correctamente la diferencia entre la noche y el día, e incluso más (de tres a cinco meses) antes de que se asiente por la noche.

4-Los bebés nacen con más huesos que un adulto

Es difícil creer que los recién nacidos suaves y blandos en realidad tengan más huesos que los adultos. De hecho, los bebés nacen con la friolera de 300 huesos en comparación con los 206 de los adultos, porque muchos de los huesos se fusionan a medida que envejecemos. Todo se reduce al cartílago, la sustancia similar al caucho que protege los huesos. Los bebés tienen más cartílago que hueso. A medida que una persona crece, ese cartílago se convierte en hueso.

5-Los bebés reconocen la voz de su madre desde el útero y otros sonidos

Un estudio de 100 mujeres embarazadas en los Países Bajos publicado en la revista Child Development, encontró que los fetos tienen una memoria breve de los sonidos en la semana 30 de embarazo. Los fetos del estudio no reaccionaron a ruidos fuertes que habían escuchado antes. Como recién nacidos, los bebés reconocen la voz de su madre desde el útero y existe evidencia circunstancial de que un recién nacido no reaccionará al ladrido de un perro de la familia, ya que han estado escuchando el ladrido de ese perro durante los tres meses anteriores a su nacimiento.

6-Tienen un mayor sentido del gusto que los adultos

Si alguna vez te has preguntado cómo es que tu bebé mastica felizmente determinados alimentos, es porque los bebés tienen muchas más papilas gustativas que un adulto, por lo que en realidad están experimentando una sensación de sabor mucho más intensa incluso con una papilla de un solo ingrediente. De hecho, los bebés nacen con la friolera de 30.000 papilas gustativas en toda la lengua y en el paladar (en comparación con las 10.000 de un adulto medio). También podría explicar los quisquillosos que pueden ser algunos bebés al comer: el mayor sentido del gusto de un bebé magnifica los sabores fuertes y amargos como la espinaca, por lo que prefieren los sabores más dulces como la fruta y la batata.

7-Los bebés lloran con acento

Por muy loco que parezca, un grupo de investigadores ha descubierto que los bebés lloran con acento desde la primera semana. La investigación publicada en Current Biology estudió los llantos de 60 bebés de padres franceses y alemanes y encontró que los pequeños lloraban con la misma ‘prosodia’ o melodía que se usa en su idioma nativo. Los bebés franceses lloraron con una cadencia al final, típica de los nativos franceses, mientras que los hijos de padres alemanes empezaron a llorar intensamente y luego disminuyeron, haciéndose eco de los patrones del habla que se escucha en Alemania.

8-Los bebés no producen lágrimas en sus primeras semanas

Los bebés lloran mucho en las primeras semanas, pero es posible que notes que no importa cuán roja se ponga su carita, no hay lágrimas reales que caigan por sus mejillas. La razón es que, si bien los recién nacidos nacen con conductos lagrimales, solo se produce suficiente agua para proteger el ojo, por lo que no queda exceso para rodar por las mejillas. A medida que se desarrollan las glándulas lagrimales, se producirán lágrimas, generalmente alrededor del periodo entre uno y tres meses, lo que puede ser desgarrador al principio para papá o mamá, pero una señal perfectamente saludable.

Lo último en Bebés

Últimas noticias