Cuidados del Bebé

Las mejores posturas para el descanso del bebé

posturas
0 Comentar

En sus primeros meses de vida, el bebé se va a pasar durmiendo la mayor parte del tiempo, por lo que es necesario que sus padres lo coloquen en la cuna en la postura adecuada para que pueda descansar de la manera correcta. Pero también deben acometer esa labor de cara a que evitar que el pequeño pueda ser víctima de lo que se conoce como muerte súbita del lactante.

Por esos dos factores fundamentales es por lo que, si estás a punto de tener un hijo o si acaba de llegar a tu vida, te puede interesar este artículo. Y es que en el mismo vamos a darte a conocer cuáles son las posturas más idóneas para que pueda dormir y sin temor a que sufra ningún peligro:

Boca arriba

Los pediatras coinciden en subrayar que la posición óptima, en la que hay que colocar al niño para que pueda descansar, es boca arriba. ¿Por qué? Por varias razones de peso:

  • Se evita que pueda ahogarse con los reflujos y bocanadas que es habitual que realice, especialmente después de las tomas. Y es que cuando está acostado en esta postura, su cabeza queda de lado, por lo que no va a poder atragantarse con esos, ya que esas sustancias las expulsará por el pertinente lateral.

  • Se reducen de manera drástica las posibilidades de que pueda fallecer por culpa de la conocida muerte súbita.

Eso sí, a todo esto los profesionales de la puericultura recomiendan que si el niño en cuestión tiende siempre a colocar la cabeza del mismo lado, se intente que vaya alternando un lateral y otro. Y es que así se evitará que pueda sufrir la llamada plagiocefalia, que viene a ser una deformidad en la cabeza.

De lado

posturas-1

Aunque la posición más recomendable para colocar al bebé en la cuna cuando llega el momento de dormir es boca arriba, también se puede optar por ponerlo de lado, concretamente del derecho. Esta otra alternativa le pueda resultar cómoda, ya que está acostumbrado a la misma si tenemos en cuenta que viene a ser la que tenía dentro del vientre materno.

No obstante, hay que hacer un pequeño matiz. Se trata de que los pediatras aconsejan que cuando se coloque de lado se le eleve un poquito para así evitar que los reflujos le puedan provocar lo que se da en llamar broncoaspiración. Esta viene a ser el paso de sustancias desde lo que es la faringe a la tráquea y provoca, entre otras consecuencias, que se pueda producir una obstrucción de las vías respiratorias.

Jamás boca abajo

Igual que las otras dos posturas sí están recomendadas para dormir al bebé, se encuentra absolutamente prohibido ponerlo boca abajo. La principal razón de que no se deba colocar así es porque la citada posición se ha demostrado que favorece la aparición de la anteriormente mencionada muerte del lactante.

Hace años la mayoría de los padres optaban por acostar a sus hijos en la cuna de esta manera, con la barriguita apoyada en el colchón, porque se consideraba que así se facilitaba que expulsaran los gases y que si vomitaban no había temor de que pudieran ahogarse. Sin embargo, con el paso de los años se ha podido comprobar, a través de diversos estudios e investigaciones, que esa posición lo único que hace es aumentar los riesgos de que el pequeño fallezca. Y es que no controla aún su cuerpo y puede moverse de tal manera que quede con la cara absolutamente tapada por el colchón, que sea incapaz de poner de lado su cabeza y, por tanto, que muera asfixiado.

posturas-2

Otras consideraciones a tener en cuenta

Además de todo lo expuesto hasta el momento, es importante que también tengas en cuenta otras recomendaciones y puntualizaciones relevantes en cuanto a la colocación del bebé en la cuna:

  • Una postura por la que apuestan otros muchos pediatras es la llamada “de espalda semiflower”, que consiste en ponerlo sobre su espalda, pero que esta se encuentre elevada unos 15 centímetros más o menos de lo que es el colchón de la cuna. Y es que así se facilitará que realice correctamente la digestión, lo que supone reducir de manera contundente las posibilidades de reflujos.

  • Jamás se le debe colocar almohada, porque la misma puede provocar una asfixia.

  • A la hora de meterle a dormir, hay que evitar abrigarle demasiado porque se considera que esta circunstancia también puede provocar su muerte.

  • Cuando lleva un rato descansando boca arriba, y de cara a evitar la anteriormente mencionada plagiocefalia, se le debe mover cuidadosamente, sin despertarle, para que así mueva la cabeza hacia el lado contrario al que estaba. Así, se conseguirá que no siempre apoye su cráneo sobre el mismo punto.

  • Conforme vaya creciendo y siempre que se esté totalmente pendiente del niño, se le deberá ir poniendo a ratitos boca abajo en la cuna porque le ayudará a desarrollar correctamente su espalda y su tono muscular.

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias