Alimentación

La pasta no engorda

macarrones
0 Comentar

Durante un tiempo se pensó que la pasta contribuía a engordar, pero un estudio desarrollado por el Departamento de Epidemiología de I.R.C.C.S. Neuromed en Pozzili (Italia) desvela que la pasta no engorda. Incluso este alimento tan típico de la cocina mediterránea se vincula a un menor riesgo de obesidad abdominal y general.

Para realizar esta investigación se estudió a más de 23.000 personas. El principal autor de este trabajo, George Pounis, asegura que a través del análisis de “los datos antropométricos de los voluntarios y sus hábitos nutricionales” comprobaron como la ingesta de pasta no se asocia a un incremento de peso corporal, sino que es todo lo contrario. Algo que ha llamado mucho la atención de la mayoría de investigadores.

Entre las conclusiones que extraen del consumo de pasta es que ayuda a alcanzar un porcentaje de masa corporal saludable, una mejor relación cintura-cadera y una menor circunferencia de la cintura. Los resultados aparecen publicados en la revista ‘Nutrition and Diabetes’.

Hasta la fecha se sabía que la mayoría de alimentos que componen la dieta mediterránea resultaban beneficiosos para gozar de una buena salud, pero también para controlar el peso. Sin embargo, poco se sabía sobre las propiedades de la pasta, más allá de su aporte de energía. Con este estudio, los autores, consideran que se llena un vacío importante.

La sensación que tiene la mayoría de persona cuando desee perder peso es que la pasta no resulta del todo aconsejable. Incluso muchos lo llegan a suprimir de su dieta considerándolo un responsable de esos kilos de más. Después de analizar estas investigaciones no consideran que esta actitud sea la más adecuada.

¿Dónde reside el problema de la pasta?

Los responsables del informe explican que se trata de un “componente fundamental de la tradición mediterránea italiana y no hay motivos para prescindir de él”. Lo que se desprende de este trabajo y de otros análisis científicos desarrollado en el marco del Proyecto Moli-sani e INHES, es que la dieta mediterránea resulta saludable siempre que se consuma con moderación, en donde la pasta ocupa un lugar preferente.

Sin embargo, aunque la pasta no engorde, sí que pueden tener un efecto negativo sobre nuestro organismo las salsas y aderezos que se le incorporen, como puede ser el tomate frito, la nata, etc. Una buena opción podría ser echarle una cucharada de aceite de oliva, también típico de la dieta mediterránea, y añadirle ajo o unas cuantas especies para darle un toque de sabor más intenso.

 

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias