Salud

¿Por qué las mejores ideas surgen bajo la ducha de agua caliente?

ducha
0 Comentar

Las mejores ideas suelen surgir en plena ducha. Resulta bastante habitual que durante el tiempo que permanecemos bañándonos la mente se ‘ilumine’ y se resuelvan asuntos que nos llevaban preocupando desde hace días. Puede sonar a ciencia ficción, pero también hay muchas cosas de realidad. Una investigación se ocupa de demostrar que las ideas más creativas e innovadoras surgen durante este momento del día. A continuación te explicamos por qué las mejores ideas surgen bajo la ducha de agua caliente.

Dos neurocientíficos cognitivos, Mark Beeman y John Kounios, se plantearon resolver esta incógnita. Y los resultados de sus estudios quedaron plasmados en el libro ‘The Eureka Factor’. Apreciaron en las investigaciones realizadas que la mayoría de las personas conseguían pensar las mejores ideas durante la ducha, pudiendo resolver conflictos, afrontar los tomas de una manera totalmente distinta o simplemente aportarle a la vida unos pensamientos más originales.

Al parecer esto no es fruto de la casualidad. El psicólogo Kounios asegura que el agua caliente de la ducha “embota los sentidos externos y dirige toda la atención hacia los pensamientos internos”. Este estado de conciencia es lo que facilita el pensamiento creativo. Pero los expertos no se conformaron con esto e intentaron buscar los motivos que provocaban esta mayor capacidad de pensamiento y reflexión.

Al parecer, con el agua caliente del baño resulta más complicado que el organismo diferencie la frontera entre el exterior y el interior, consiguiendo además que se desvanezca el sentido del tacto. El tiempo de la ducha se convierte, sin lugar a dudas, en la mejor solución para desconectar ante los problemas y centrar toda la atención en los pensamientos internos.

El guionista Aaron Sorking, creador de películas como La Red Social, Steve Jobs o The Newsroom, aseguró en alguna ocasión que se enfrentaba a las hojas en blanco con hasta seis duchas de agua caliente al día. En cierta medida esto viene a avalar la teoría de estos dos psicólogos. Sin embargo también es probable que cause otro tipo de problemas tantos baños al cabo de la jornada.

El efecto que se conseguía con las duchas de agua caliente no tiene nada que ver con las de agua fría. Al parecer la temperatura del agua no es la idónea y tampoco se desconecta de la misma manera. En definitiva, se trata de encontrarse a gusto durante el tiempo que se permanezca bajo el agua y la caliente lo proporciona.

 

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias