Escapadas

Un territorio natural perfecto para relajarse

De ruta por los rincones de la Selva Negra alemana

Selva Negra
De ruta por los rincones de la Selva Negra alemana
0 Comentar

Si piensas en Alemania seguramente se te venga a la cabeza el Muro de Berlín, la Puerta de Brandenburgo o el Museo de Pérgamo. Pero el país presidido por Merkel esconde muchos rincones desconocidos por la mayoría de turistas que traspasan sus fronteras.

En este caso nos vamos a centrar en la Selva Negra. Tranquilos, no tiene nada que ver con animales salvajes ni climas tropicales. Hablamos de una peculiar región que se encuentra al sudoeste del país alemán que puede definirse como un oasis de natural de 6.000km². Un punto de encuentro para turistas de todo el mundo que hemos querido analizar más profundamente desde Okdiario.

Paraíso natural

Selva Negra
Cataratas de Triberg

Si por algo destaca este territorio es por la sostenibilidad y el respeto de sus habitantes por la naturaleza. Un ecosistema perfectamente cuidado en el que los frondosos bosques se extienden hasta el horizonte y donde destaca la presencia repentina de las Cataratas de Triberg. Situadas en el corazón de la Selva Negra, estas impresionantes cascadas se enmarcan como el mejor lugar para disfrutar de la naturaleza en estado puro.

La Selva Negra alemana es un territorio de lagos. Un destino en el que destacan dos enormes estanques: Lago Titisee y Lago Schluchsee. El primero de ellos cuenta con una amplia oferta turística con todo tipo de actividades relacionadas con el senderismo. Sin duda, el mejor lugar para los turistas más aventureros. Sin embargo el Lago Schluchsee se define como el destino perfecto para pasar unas vacaciones de relax y olvidarse del estrés de la ciudad.

Variedad de ciudades

Selva Negra
Gengenbach

Existe una gran variedad de ciudades y pueblos que merece la pena ver en la Selva Negra. Una zona en la que reina el sosiego y donde poder encontrar algunas de las mejores ofertas gastronómicas de Alemania. La primera ciudad a destacar recibe el nombre de Baden – Baden, una localidad famosa por sus balnearios y donde pasar una más que apetecible noche de suerte en el casino. El turismo y el lujo están muy presentes en una ciudad que parece saltarse la norma principal de la Selva Negra: la tranquilidad.

Sin embargo, si hablamos de Friburgo nos encontramos con una de esas ciudades tradicionales alemanas en las que seguramente te quedarías a vivir el resto de tus días. Una urbe de unos 200.000 habitantes que destaca por un ambiente relajado y un extremo compromiso con el medio ambiente. Sin olvidarnos de una gran cantidad de monumentos entre los que destaca una catedral de la Edad Media. 

Pueblos rurales

Selva Negra
Triberg

Si lo que buscas es alejarte de los grandes núcleos de población, la Selva Negra es pionera en esos típicos pueblos en los que lo rural es una forma de vida. El más conocido de ellos es Triberg, una pequeña villa que se enmarca como uno de los grandes puntos turísticos de la región. No es que sea uno de los pueblos más bonitos del mundo pero el encanto que le dan las Cataratas de Triberg unido a la gran amabilidad de sus bienandantes lo han convertido en un reclamo perfecto para los visitantes.

La cosa cambia cuando hablamos de Gengenbach, una de las localidades más bonitas de toda Alemania. Las calle empedradas, la decoración íntima y una más que impresionante Plaza Mayor son los atractivos más destacados de un pueblo con encanto por el que merece la pena perderse. Un lugar en el que despuntan las casas tradicionales y donde poder degustar una de las especialidades culinarias de la zona: la tarta Selva Negra.

Una dosis de cultura

Selva Negra
Museo al aire libre

A parte de las rutas, el senderismo y la gastronomía. La cultura es uno de los aspectos fundamentales por las que todo turista emprende su viaje. Por eso, si visitas la Selva Negra, no puedes dejar en el tintero el famoso museo al aire libre. Una especie de granja – museo que se define como el plan ideal para pasar un día entero en familia. Los corrales, las casas típicas y las exposiciones tradicionales son los rasgos más acentuados de un lugar en el que aprender mientras de diviertes.

¿A qué esperas? No lo pienses más y déjate llevar por la llamada de la Selva Negra.

Noticias relacionadas

Lo más vendido

Etiquetas

Últimas noticias