Puedes consumirlas en Madrid o hacerlas en casa

La versión saludable de las tradicionales torrijas de Semana Santa

Elaborarlas con pan integral o de semillas, emplear leche desnatada, añadir más canela y vainilla para reducir la cantidad de azúcar y hornearlas en lugar de freirlas permite reducir sus calorías de forma significativa

La versión saludable de las tradicionales torrijas de Semana Santa
Por su alto contenido calórico no hay que abusar de su consumo.

Taberna Puerto Lagasca es uno de los restaurantes que traen el Mediterráneo y sus sabores del mar y de la tierra a Madrid, pero también algo de la cocina canaria, lugar del cual es oriundo su propietario, Pepe Caldas, dueño también del famoso local Taberna Los Gallos, ubicada en el madrileño callejón de moda de Madrid, el Puigcerdá.

Así, las papas arrugás, con su mojo picón verde y el rojo, son un referente de este local ubicado detrás de la Embajada de Italia, a lo que se suma un tartar de atún rojo Balfegó, el risotto de setas, exóticos langostinos salteados con guacamole y mang  o los originales dados de solomillo con chimichurri y pimientos de Guernica.

Pero es un lugar en el que se mantiene la tradición con propuestas como el salmorejo, el foie escabechado con verduras, la tarta de queso con salsa de frambuesa o la ‘puertorrija’, que se puede consumir en Cuaresma, Semana Santa… ¡y el resto del año!

El reputado chef Paco Carrascosa, nos recibe cazo en mano hoy a los lectores de OKSALUD, para preparar esta deliciosa receta, que elabora con mimo, y de la cual decide compartir la receta Puertorrija, pensada para diez comensales:

Ingredientes

  • 1 barra de pan de torrijas (unas 10 raciones)
  • 2L de leche entera
  • 1L de nata de cocinar
  • 400 grs. de azúcar
  • Piel de 1 limón
  • 1 rama de canela
  • Anís en grano
  • Clavo

Elaboración

  1. Ponemos a calentar la leche y la nata juntas con el azúcar.
  2. Añadimos la piel de limón, la rama de canela, el anís en grano y el clavo. Cuando la mezcla empieza a hervir, apagamos el fuego y lo tapamos, dejándolo infusionar al menos una hora. Se puede dejar una noche entera, para que tenga más sabor.
  3. Colamos la leche. Si estuviera fría, la calentamos un poco nada más, que no esté demasiado caliente.
  4. Cortamos la barra de torrijas, colocamos las torrijas en una bandeja.
  5. Añadimos la leche por encima de las torrijas y, pasados cinco minutos, le damos la vuelta a cada torrija.
  6. Por último, batimos 2-3 huevos para ir pasando las torrijas por él, y las vamos friendo en aceite de oliva.
  7. Sacamos las torrijas de la sartén y las ponemos en una bandeja.

«En Taberna Puerto Lagasca, las acompañamos con una crema inglesa, salsa similar a la de unas natillas más ligeras, y de una bola de helado de canela», concluye Paco Carrascosa.

Versión menos calórica

Con estas cinco recomendaciones conseguiremos una torrijas menos calóricas, con menos grasa y comeremos con moderación.

En vez de el pan de torrijas usaremos pan integral, de semillas o cereales.

La leche será desnatada.

Podemos prepararlas sin azúcar, con más canela y vainilla para darle el toque «dulce».

Hornearlas en vez de freírlas.

Comer menos, hacerlas más pequeñas o reducir el número de las que pensamos ingerir.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias