Alimentación saludable

5 errores que no debes cometer al comer sandía este verano 2018

sandia
Uno de los errores más comunes es comprar cualquier sandía.
Comentar

La sandía es la fruta estrella por excelencia del verano. Está muy rica, lleva mucha agua, nos hidrata, nos nutre por fuera y por dentro, y nos la comemos muy fresquita. Es una fruta de temporada que siempre está ya en los supermercados y fruterías a partir de junio.

Pero no siempre sabemos comerla bien ni elegir la mejor sandía de la frutería. Por eso, te desvelamos todos los errores que no debes cometer al comer sandía este verano.

Elegir cualquier sandía

Es fundamental saber escogerla bien. Que sea de calidad hace que comprar una sandía se convierta en algo destacado porque, de lo contrario, prácticamente no la podremos comer y la tendremos que tirar, desperdiciando dinero y comida. Uno de los trucos para que sea de calidad es que la mancha de la corteza que está en contacto con el suelo esté amarillenta. Mientras que también tendremos en cuenta que cuando le demos golpes suaves con las manos debe darnos un sonido hueco.

Comprar sandías con magulladuras

Es mejor que, a la hora de comprar sandía, ésta no tenga marcas ni magulladuras. Y además la piel debe estar bien entera, sana y brillante. Son trucos para que no abramos la tan preciada sandía estos días de verano 2018 y tengamos sorpresas.

No dejarse asesorar

Cuando no sabemos bien qué tipo de sandía comprar y no tenemos ni idea de las marcas o aquellas que realmente pueden ser de calidad, entonces es mejor preguntar a nuestro frutero o bien a los que cultivan este tipo de frutas. Ellos, mejor que nadie, saben a la perfección, cómo deben ser las sandías que más triunfarán este verano 2018.

No lavarla

Es otro error. Debemos pensar que en la piel se encuentran muchas bacterias, por lo que es importante lavar la sandía antes de abrirla y servirla.

Comprar demasiado maduras las rodajas

Tanto el melón como la sandía se venden también a rodajas cuando realmente no queremos comer tanta cantidad. Debemos fijarnos, en este caso, si las rodajas o cortes están maduros. Porque suele suceder que se pierde frescura cuando la sandía está recién cortada. La mejor manera de mantenerlas es envasarlas y dejarlas en el frigorífico.

Últimas noticias