Costa-Gavras, la última de una larga lista de celebridades a la que mata Internet

Costa-Gavras, la última de una larga lista de celebridades a la que mata Internet

En los tiempos de Internet y los rumores, ciertas celebridades mueren con vertiginosa asiduidad… aunque afortunadamente sólo sea de forma cibernética. Para ser alguien realmente importante, parece imprescindible que las redes sociales te den por finiquitado. El último en fenecer sin dejar de respirar por obra y gracia del rumor ha sido el cineasta mitad francés mitad griego Costa-Gavras. El anuncio ha levantado tal polvareda que incluso ha tenido que salir en persona a desmentirlo. Peret ya compuso sobre eso: "No estaba muerto, estaba de parranda". En el caso de Costa-Gavras, en concreto, estaba currando más que de parranda.

En concreto, en la ingrata labor de hacer una película sobre la vida de Yanis Varoufakis, aquel ministro podemita de Economía en versión griega que, cuando las cosas se pusieron muy feas en la madre de todas las patrias mediterráneas, se dio el piro y dejó con el muerto (económico) al presidente Alexis Tsipras. Nombrar la muerte en vano en un país tan zarandeado por las circunstancias no tiene gracia. De hecho, hasta el Gobierno heleno ha tenido que negarlo. No obstante, este tipo de chistes macabros que después se convierten en virales —esa palabra— son tan comunes que forman parte de manera permanente del paisaje de la Red.

Antes que a Costa-Gavras, los macarras del luto dieron por muerta con cierto éxito de difusión a la Premio Nobel de Literatura de 2015, la escritora y periodista bielorrusa Svetlana Aleksiévich. Un nombre muy respetado para una lista donde megacelebridades como Justin Bieber, Barack Obama o J.K. Rowling también formaron parte de la parca antes de que ésta les llegara al encuentro. Será el verano, será el final de la crisis que está animando el humor de los griegos, pero matar a Costa-Gavras (85 años) a estas alturas de la vida, más que una broma, parece desafiar a los idus que no eran griegos, sino romanos, pero que, como la bicha, es mejor dejarlos tranquilos.

Lo último en OK Macuto

Últimas noticias

. . . . . . . . .