La Guardia Civil denuncia que los Mossos han seguido amparando a los separatistas tras aplicar el 155

Guardia Civil-Mossos
Un agente de la Guardia Civil junto a varios efectivos de los Mossos. (Foto: EFE)
Comentar

La Guardia Civil denuncia, en un informe remitido al Tribunal Supremo, que los Mossos d’Esquadra han seguido protegiendo a los independentistas tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

El Ministerio de Interior tomó el control de los Mossos d’Esquadra el pasado 27 de octubre, tras constatar que se habían negado a cumplir la orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) de impedir la celebración del referéndum ilegal de independencia del 1-O.

En aplicación del artículo 155 de la Constitución, fueron destituidos el conseller de Interior Joaquim Forn –que hoy se encuentra en prisión, imputado por los delitos de sedición y rebelión–, el secretario general de Interior de la Generalitat, César Puig, y el director general de la Policía autonómica, Pere Soler, que ha sido definido por todos los medios como un “talibán independentista”.

Poco después fue retirado también de su cargo el mayor Josep Lluís Trapero –que en las próximas semanas debe comparecer ante la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, imputado por su complicidad en el golpe de Estado– y la Policía autonómica pasó a ser dirigida por su número 2, el comisario Ferran López.

Asesinado con una bomba en el pecho

Y pese a ello, los Mossos d’Esquadra han seguido amparando y mostrando una actitud de complicidad con los independentistas, tal como señala la Guardia Civil en un informe remitido el pasado mes de diciembre al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena.

El informe dedica un apartado a la huelga convocada en Cataluña el pasado 8 de noviembre por la Intersindical-CSC, cuyo máximo dirigente, el fundador de Terra Lliure Carles Sastre, cumplió 11 años de condena en la cárcel como autor del asesinato del empresario José María Bultó, al que colocó una bomba en el pecho. Sastre ha sido luego candidato de la CUP en las elecciones autonómicas del 21-D.

Aunque la huelga había sido convocada teóricamente para protestar por la “precaridad laboral”, el sindicato vinculado a la CUP la utilizó para paralizar Cataluña y exigir la libertad de los Jordis. La convocatoria tuvo el respaldo de las principales entidades independentistas: ERC, la ANC, Òmnium Cultural y la CUP.

En su informe dirigido al Tribunal Supremo, la Guardia Civil constata que la huelga apenas logró afectar a la actividad productiva, si bien “demostró nuevamente la eficacia de grupos organizados y violentos“, que lograron cortar durante horas las principales arterias de Cataluña y las vías del AVE.

“Pasividad y connivencia de los Mossos”

En estos actos de sabotaje“, señalan los agentes del Instituto armado, “fue fundamental la actividad organizada” de los llamados Comités de Defensa del Referéndum (CDR), que se nutren fundamentalmente con voluntarios de la CUP, ERC y la ANC. Como informó OKDIARIO, los manifestantes llegaron a utilizar a niños de apenas cuatro y cinco años de edad, como “escudos humanos” para cortar el tráfico.

Y si estos grupos minoritarios lograron paralizar las carreteras de toda la región fue posible, en buena medida, gracias a la “pasividad y connivencia de los Mossos d’Esquadra con las organizaciones convocantes”, señala la Guardia Civil. Y todo ello, a pesar de que en ese momento la Policía autonómica ya estaba bajo el control del Ministerio de Interior.

Mossos
Fragmento del informe remitido por la Guardia Civil al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena.

Al respecto, la Guardia Civil recuerda que la ANC cuenta con una sectorial propia en la Policía autonómica: los llamados Mossos per la Independencia, cuyo portavoz Albert Donaire sostiene que Cataluña ya es una república y que sus compañeros no tienen por qué cumplir la Constitución. Como se puede comprobar en el siguiente mensaje:

Hay muchos más ejemplos. También tras la entrada en vigor del 155, un agente de los Mosso d’Esquadra que se encontraba de vacaciones ha estado acompañando durante semanas a Carles Puigdemont en Bruselas, actuando como su guardaespaldas. La Guardia Civil investiga ahora si otros mossos ayudaron a Puigdemont en su fuga de España, para huir de la Justicia.

Últimas noticias