La Constituyente de Maduro impone una ‘Ley contra el Odio’ para controlar y sancionar a la oposición

Nicolas Maduro
Nicolás Maduro junto a su mujer, Cilia Flores. (Foto: AFP)

La Asamblea Constituyente de Venezuela ha aprobado este miércoles la Ley contra el Odio, que contempla sanciones para todos aquellos, personas físicas o jurídicas, incluidos partidos políticos, medios de comunicación y redes sociales, que difundan este tipo de mensajes.

"Quien públicamente (…) incite al odio, la discriminación o la violencia contra una persona o conjunto de personas en razón de su pertenencia real o presunta a un determinado grupo social, étnico, religioso o político (…) será sancionado con prisión de 10 a 20 años", establece la nueva norma jurídica.

En lo relativo a los medios de comunicación tradicionales, precisa que serán sancionados, pudiendo incluso perder su concesión administrativa, cuando difundan mensajes que constituyan "propaganda a favor de la guerra o apología del odio nacional, racial, religioso, político o de cualquier otra naturaleza".

En concreto, las televisiones y radios que se nieguen a emitir "contenidos que promuevan la diversidad, la tolerancia y el respeto recíproco", deberán pagar multas de hasta el cuatro por ciento de los ingresos brutos "causados en el ejercicio fiscal inmediatamente anterior".

Para las redes sociales y los medios digitales, habrá multas de entre 150.000 y 100.000 "unidades tributarias" y "bloqueo" de sus respectivos sitios web, si no retiran los mensajes de odio en las seis horas siguientes a su publicación.

Además, la Ley contra el Odio establece el deber genérico de los medios de comunicación, ya sean públicos o privados, de "difundir mensajes dirigidos a la promoción de la paz, la tolerancia, la igualdad, el respeto y la diversidad".

Partidos políticos

También tiene un artículo referido a partidos políticos, según el cual aquellos "que promuevan el fascismo, la intolerancia o el odio (…) de cualquier naturaleza que constituya incitación a la discriminación y la violencia" quedarán fuera del registro electoral, por lo que no podrán competir en las urnas.

El texto obliga igualmente a los partidos políticos que deseen seguir en el Consejo Nacional Electoral (CNE) a incluir en sus estatutos "la medida preventiva de suspensión" y "expulsión" de sus militantes, si incurren en delitos de odio, según informa el diario venezolano ‘El Nacional’.

Estos preceptos revisten especial importancia de cara a las elecciones municipales y en el estado de Zulia que se celebrarán el próximo 10 de diciembre en Venezuela.

La presidenta de la Asamblea Constituyente, Delcy Rodríguez, se ha adelantado ya a posibles críticas y ha explicado que el objetivo de esta ley es "exportar paz, amor y tolerancia en un mundo gravemente amenazado por los poderes imperiales". "Venezuela quiere ser factor de equilibrio", ha afirmado.

Lo último en Internacional