Cómo arreglar una mesa coja

Arreglar una mesa que cojea
Cómo arreglar una mesa que cojea paso a paso

¿Tienes una mesa que de repente cojea? Para que este problema no se acabe convirtiendo en una auténtica molestia, existen varios trucos o remedios de modo que vamos a explicaros a continuación, de manera fácil, cómo arreglar una mesa coja, paso a paso.

Por qué cojean las mesas

¿Cuántas veces has estado en una cafetería o restaurante y te has dado cuenta de que la mesa cojea? ¿ O quizás has comprado una mesa nueva para casa pero al colocarla cojea?. Puede que creas que es porque una de las patas de la mesa es más corta que las demás, pero lo cierto es que tiene mucho más que ver la inclinación del suelo y también la física.

El porqué las mesas cojean tienen que ver con la geometría euclidiana.Si tenemos en cuenta que una superficie plana es una superficie bidimensional formada por un número infinito de puntos de coordenadas “X” e “Y” situados a la misma cota o “Z”, y tenemos en cuenta la teoría de Euclides en la que la unión de dichos puntos se hace con rectas da como resultado que una superficie plana simboliza un triángulo. Por ello cuando tenemos un cuadrado formado por las patas de una mesa cuadrada, es fácil que esta no encuentre un punto de apoyo para esa cuarta pata que es posible que de alguna manera siempre cojee. Veamos entonces qué podemos hacer y cómo arreglar una mesa coja.

Pasos para arreglar una mesa coja

Si tienes la mesa del comedor o de la cocina coja, no hace falta que coloques debajo trozos de papel doblados o cualquier otro elemento. Puedes seguir esta guía de pasos:

Necesitas

  • Una llave inglesa
  • Un destornillador
  • Pegamento
  • Una cuchilla universal
  • Cuñas de goma

Pasos

  1. Las patas de la mesa serán lo principal por lo que esta cojea. Es por eso que lo primero que debes hacer es voltear la mesa y examinar las patas. Si están hechas de madera o plástico, busca grietas in la estructura.
  2. También debes verificar si están sueltas. Matén la mesa firme, agarra cada pata e intente moverla de lado a lado. Esta es la forma más rápida y sencilla de descubrir cuáles no están correctamente fijadas a la mesa.
  3. En la gran mayoría de los casos, las patas de la mesa se fijan con tornillos o pernos. Si las patas de tu mesa están enroscadas; asegúreae de tener el tipo correcto de destornillador y aprieta los tornillos tanto como sea posible. Esto hará que las patas se estabilicen nuevamente.
  4. Sin embargo, si las patas de tu mesa están fijadas en su lugar con pernos, necesitarás una llave inglesa. Aprétalos todo lo que pueda para estabilizar las piernas.
  5. Si bien esto es bastante raro hoy en día, otra posibilidad es que las patas de tu mesa estén despegadas. Si este es el caso, aplica pegamento extra fuerte para evitar que las patas se tambaleen. Puedes usar pegamento universal.
  6. Aplica el pegamento entre la pata y la mesa y coloca la pata en la posición correcta. Mantenlo ahí mientras el pegamento se seca y hayas terminado. Mientras estés allí, también deberías verificar cada pata de la mesa para asegurarte de que todos están perfectamente fijadas a la parte superior también.
  7. Después de haber apretado los tornillos o pernos en tu mesa lo más firmemente posible, tu mesa ya no debería tambalearse. Sin embargo, primero debe verificarla por ti mismo para asegurarte; coloca la mesa bien y dale un pequeño empujón para comprobar si está bien y ya no cojea.
  8. Con suerte, deberías haber terminado. Sin embargo, si la tabla todavía cojea, todavía hay una manera de solucionarlo.
  9. Verifica la posición de la mesa en el suelo. Coloca la mesa en su lugar habitual y descubre por dónde se tambalea. Luego, si es posible, mueve la mesa alrededor del suelo para descubrir la posición en la que se tambalea menos.
  10. Una vez que hayas determinado dónde debes colocar tu mesa para minimizar el tambaleo, es hora de agregar el toque final. Es posible que sientas la tentación de usar un trozo de cartón o tela para asegurar las patas de la mesa en su lugar, pero te recomiendo que optes por las cuñas de goma.
  11. Estas no solo son difíciles de poner o quitar debajo de las patas de la mesa, sino que también son antiadherentes. Esto significa que la mesa también estará asegurada al suelo. Coloca las cuñas de goma debajo de las patas de la mesa y usa una cuchilla universal para cortarlas según su forma específica.
  12. No es necesario, pero también puedes usar un poco de pegamento para asegurarte de que se adhieren a las patas.
  13. Después de completar el proceso de adhesión, verifica de nuevo la mesa. En este punto, ya no debería cojear para nada.

Lo último en ¿Cómo se hace?

Últimas noticias