Caso Dina-Iglesias

Iglesias se salva de la imputación al no lograr la Policía acceder a la tarjeta destrozada de Dina

Dina Bousselham
Pablo Iglesias y Dina Bousselham

Pablo Iglesias, salvado por la campana. La Policía Judicial ha entregado al juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón el informe que certifica que el contenido de la tarjeta telefónica de la ex asesora de Podemos Dina Bousselham es inaccesible, lo que imposibilita recuperar la información o determinar quién fue la última persona que accedió a ella. Tal y como adelantó OKDIARIO, aunque haya indicios más que suficientes, es «muy difícil» probar de manera científica que Iglesias fue el autor material de la destrucción, razón por la que una vez más la suerte le libra de una condena.

Los agentes de la Policía Científica subrayan en su informe que «no ha sido posible recuperar los ficheros ni la estructura de archivos, ni siquiera de manera parcial». Los investigadores añaden en la pericial: «En relación al contenido de la tarjeta no ha sido posible su recuperación ni siquiera de forma parcial, debido a que no han sido identificadas las transformaciones llevadas a cabo por la controladora dañada sobre la información digital, y cuyo conocimiento es necesario para poder invertir el proceso de codificación».

El juez había ordenado este informe clave, siguiendo las instrucciones del Tribunal Supremo, para culminar la investigación y determinar la posible imputación de Iglesias. Sin embargo, un año más tarde el dictamen no corrobora las sospechas del instructor. Por tanto, ante la falta de indicios, el ex vicepresidente del Gobierno no será imputado por un delito de daños informáticos, según fuentes consultadas.

La tarjeta de Dina

El instructor del caso Dina elevó en octubre de 2020 una exposición razonada ante el Tribunal Supremo con los indicios delictivos cometidos presuntamente por Iglesias. En el escrito, García-Castellón relató que Pablo Iglesias recibió del dueño de la extinta Interviú, Antonio Asensio Mosbah, la tarjeta de memoria original mini SD procedente del teléfono de Dina Bousselham el 20 de enero de 2016.

El ex vicepresidente comprobó en la redacción de la revista de investigación que la tarjeta almacenaba archivos personales y de carácter muy íntimo de su ex asesora en el Parlamento Europeo.

«La única explicación posible»

«Pese a ello se guardó la tarjeta en su poder, sin decírselo a su propietaria aun cuando ambos eran personas cercanas (ella había sido su asesora) y el conocimiento que tenía de la desaparición de los objetos de Dina desde noviembre de 2015», subrayaba el escrito.

El magistrado señaló como otro punto significativo el hecho de que Pablo Iglesias devolviera a Dina la tarjeta inoperativa que guardaba en su poder y advirtió que «se ha podido confirmar que cuando se devuelve la tarjeta está inservible para su funcionamiento», señaló el juez.

Tras una larga investigación, el juez no alberga duda alguna sobre la autoría de Iglesias en los presuntos hechos delictivos. En un auto con fecha 31 de mayo, el magistrado aseguró tajante que «la única explicación posible» para entender por qué la tarjeta de Dina Bousselham está destruida es que «los daños se causaran mientras estaba en poder del ex líder de Podemos».

Lo último en España

Últimas noticias