INVESTIGACIÓN ABIERTA

Un nuevo fiscal y un informe forense reactivan el caso del menor con discapacidad desaparecido en Morón

Los investigadores han dejado de buscar en los vertederos a Antonio David mientras su madre sigue libre 6 meses después de reconocer que se deshizo del cuerpo de su hijo

Los investigadores lamentan que la primera juez que se ocupó del caso dejara libre a Macarena pese a los indicios que apuntan a su responsabilidad en el final de su hijo

La última imagen de la madre de Morón que se deshizo de su hijo en un contenedor y sigue libre

Macarena y su hijo tras salir de Morón.
Macarena y su hijo en la última imagen de ellos antes de la desaparición del chico.

La Unidad de Atención a la Familia y Mujer del Cuerpo Nacional de Policía ya no se fían de Macarena, la mujer detenida el pasado mes de septiembre en una gasolinera de Segovia al ser encontrada relatando de manera errática cómo se había desecho del cadáver de su hijo de 16 años. Desde ese día la UFAM ha buscado sin descanso el cadáver de Antonio David, de 16 años, un chico con discapacidad al que su madre llevó en coche desde Morón de la Frontera, en Sevilla, hasta que arrojó su cadáver a un contenedor de basura que nadie ha podido localizar. Un nuevo fiscal acaba de llegar al caso y no comprende, como le sucede a la Policía, por qué Macarena fue puesta en libertad con semejante relato de los hechos. Ahora hay un nuevo plan de trabajo, pero todo depende de un informe forense.

“Aunque tengas un trastorno bipolar, no vives tranquila si dejas a tu hijo en un contenedor”. Al principio Antonio Barroso, padre de Antonio David, se refería así a la incomprensible situación en la que se encontraba el caso de la desaparición de su hijo. Su sorpresa la compartían, tal y como reveló OKDIARIO, los propios investigadores del caso, quienes no comprendían por qué una mujer que reconocía haber salido de casa con su hijo con vida no estaba en la cárcel pese a haber reconocido que se deshizo de su cuerpo en un contenedor de basura.

“Macarena sabe muy bien lo que dice y lo que hace. No digo que no sufra un trastorno, pero no todo se puede explicar así. Hay partes de su relato, de su comportamiento, que controla y que dosifica y eso es lo que más desconcierta”. Quien se expresa en estos términos es uno de los investigadores que lleva seis meses buscando al menor desaparecido y que ahora asiste esperanzado a los nuevos acontecimientos del caso. El primero la llegada de un nuevo fiscal, quien antes de solicitar ninguna diligencia nueva ha pedido conocer al detalle cada hito de la investigación: horarios, itinerarios, testigos, y, sobre todo, los actos protagonizados por Macarena.

El fiscal asume que las más de 24 horas que pasaron entre la salida de la madre y el chico desde Morón de la Frontera hasta que ella fue detenida en la gasolinera de Segovia bien pudieron ser fruto de la planificación de una mente lúcida. Macarena acabó siendo ingresada en un hospital para tratar de equilibrar el estado mental que presentó cuando fue detenida, pero de allí salió en libertad. El nuevo fiscal no entiende no sólo que la dejaran libre, sino que no se practicaran diligencias que él ya tiene en mente ordenar a la mayor brevedad posible.

Algunas pesquisas ya no sirven

Algunas de estas diligencias se muestran ahora inútiles. Así se lo han explicado los investigadores del caso al nuevo fiscal y estos investigadores le han puesto ejemplos concretos. Y es cierto que en el momento actual, con Macarena en Morón de la Frontera, sin realizar apenas movimientos, hay medidas policiales que resultarían estériles. Sin embargo, hay otras opciones sobre la mesa, pero para acometerlas hace falta esperar los resultados de una pericia que puede marcar la diferencia en el caso: el examen forense definitivo que debe determinar el estado de la salud mental de Macarena.

Hay que recordar que Macarena fue puesta en libertad con cargos mientras estaba ingresada en la Unidad Psiquiátrica del hospital Virgen del Rocío. Cuando el centro le dio el alta, había sufrido un agravamiento de un trastorno bipolar, la mujer salió rumbo a su pueblo, donde se la ve pasear y hacer vida normal como si tal cosa.

Macarena no ha pasado ni media hora presa pese a que sólo su palabra sostiene que la muerte de su hijo no fue intencionada y que ella sólo se deshizo de su cadáver. El nuevo fiscal quiere saber si el nuevo examen forense será capaz de respaldar que actos como haber tirado su teléfono móvil a la basura en Morón de la Frontera antes de viajar por última vez con su hijo son parte de una planificación. Si es así es muy difícil encajar que Macarena no estaba en sus cabales cuando su hijo perdió la vida.

Cuando ese informe llegue será el momento de que se lleven a cabo nuevas pruebas. Al menos una de ellas pondrá a esta mujer en la tesitura de demostrar qué hizo con su hijo desde que juntos abandonaron la localidad en la que vivían hasta que se deshizo de él y de su silla de ruedas de gran dependiente.

Lo último en España

Últimas noticias