Elecciones generales 2019

Diario de campaña, día 8: Debates sí, pero “fuera del horario infantil”

Diario de campaña, día 8: Debates sí, pero “fuera del horario infantil”
opinion-diario-campaña-8-INTERIOR

El PSOE, hasta el momento, había hecho una buena campaña. Pedro Sánchez no se había salido del guion ni un solo día, repitiendo lo mismo en cada mitin: “los tres temores de la derecha son el mal”. Pero un error de cálculo estratégico-político con la celebración de los debates electorales puede costarle muy caro al candidato socialista. Primero rechazó ir a TVE para favorecer al grupo de comunicación que le editó su libro con un debate a cinco en el que estuviese VOX, con el único fin de dividir las derechas. Enfadó a los profesionales de RTVE.

Cuando la Junta Electoral Central dice que ese formato no puede ser, el del “no es no” dice que cambia de opinión y irá al de la televisión pública porque “ha recuperado la neutralidad” desde su llegada al Gobierno. Pero su cambio de postura viene acompañado de la exigencia de cambiar la fecha del debate con una excusa de indisponibilidad de agenda que ha quedado demostrado ser falsa. La administradora única de RTVE a sus órdenes, Rosa Maria Mateo, cede sin rechistar y cambia el día del debate sin previo aviso al resto de candidatos. Se queda sólo en el debate de la televisión pública ya que sus tres rivales mantienen su compromiso con ese día ir a Atresmedia y finalmente, en una nota cargando contra su propio comité electoral, cede a participar en dos debates no sin antes cualificarlo de “déficit democrático”. Otra vez, la administradora única a las órdenes de Sánchez cambia sin avisar antes y en silencio la fecha del debate al día inicial. Y el líder del PSOE avisa: “el debate debería celebrarse fuera del horario infantil por los insultos que recibiré”. Lo dice el mismo que en el último cara a cara celebrado en España -él se niega a otro ahora- llamó indecente al entonces presidente del Gobierno. Con este debate del debate Pedro Sánchez ha demostrado no tener palabra y eso en las urnas, se castiga.

Desde Melilla, el número dos de Vox Javier Ortega Smith, puso sobre la mesa ayer la construcción de un muro de hormigón pagado por Frontex para sustituir el alambrado actual, una de las propuestas de campaña de la formación de Santiago Abascal. Ortega Smith dejó muy claro que “la seguridad de España es innegociable e irrenunciable”. Por su parte el líder del PP, Pablo Casado, ha pedido desde La Rioja la movilización del voto hacia el PP, para salvar a “la patria” de la “tropa” de “independentistas, batasunos y comunistas”. Asegura que son los únicos que pueden hacerlo posible. Sánchez estuvo en San Sebastián y Cantabria, donde en su guiño diario a la gastronomía de la ciudad a la que viaja, ayer habló de las anchoas que tanto regala el Presidente regional Miguel Ángel Revilla.

Tras una semana en campaña, Pablo Iglesias continúa desaparecido en su mansión de Galapagar. Solo se le ve en entrevistas en los medios, pero sin ninguna gran propuesta. Quien sí se dejó ver ayer por primera vez, en una rueda de prensa desde la prisión, fue el candidato de Esquerra Oriol Junqueras. Mientras su compañera Marta Rovira, recibía en Ginebra (Suiza) al terrorista Arnaldo Otegi para anunciar un “frente común” en el Congreso. A ver eso…

Hoy y mañana los candidatos relajan un poco sus agendas para preparar los debates. Recomendación: vayan al súper y provéanse de palomitas. Pueden tener más interés que el estreno de Game of Thrones.

Últimas noticias