Maniobras de la OTAN

Incidente en el Báltico entre un caza ruso y el portaaviones ‘Juan Carlos I’

Un Shukoi Su-24 de la Fuerza Aérea rusa vigiló de cerca, a escasos metros de babor, al portaaviones 'Juan Carlos I' de la Armada española.

El Báltico es escenario estos días de unas grandes maniobras navales de la OTAN. Unos ejercicios en los que participa España, incrustada en una flota de 50 buques militares, y que provocan recelos en Rusia. De hecho, Moscú vigila de cerca los movimientos militares en la zona, y el portaaviones ‘Juan Carlos I’ lo ha comprobado de cerca: un caza ruso Su-24 realizó una pasada a pocos metros del buque ‘estrella’ de la Armada española.

En las imágenes que acompañan esta información, grabadas por personal del buque desde una posición elevada del portaaeronaves ‘Juan Carlos I’, se puede ver cómo un avión de caza Sukhoi Su-24M, denominado ‘Fencer’ en el código OTAN, vuela a baja velocidad a pocos metros a babor del buque. Fueron tomadas esta misma semana.

La aeronave rusa, confirman fuentes militares a OKDIARIO, fue detectada por los radares "a larga distancia" y la dotación del buque fue informada de que el caza se acercaba directo a la zona donde se encontraban. No se activó ningún tipo de medida de protección porque no se consideró que tenía "intenciones hostiles", aunque se entiende como un mensaje de desaprobación a las maniobras por parte de Rusia . Conocer de antemano el rumbo del caza permitió a miembros de la dotación realizar una grabación con un teléfono móvil y recoger el tránsito del Su-24 a la altura del buque.

Sin embargo, en la Armada se entiende que este movimiento tiene un cierto carácter de "desafío", ya que pese a que se realizó en aguas internacionales, la cercanía al buque pudo poner en peligro las operaciones militares de algunas unidades aéreas.

Como se ve en las imágenes, en la cubierta de vuelo del portaaeronaves hay dos cazas McDonnell Douglas AV-8B Harrier II de la 9ª Escuadrilla de Aeronaves de la Armada española preparados y listos para despegar.

Antes de que un caza despegue, como dicta el protocolo, se despliega un helicóptero de rescate para que este listo para actuar lo más rápido posible en caso de incidente. La maniobra del caza ruso, por tanto, tiene parte de temeraria ya que podría haber riesgo de accidente entre la aeronave y el helicóptero de rescate.

El incidente recuerda a otro polémico caso de 2016, cuando otros dos Su-24 sobrevolaron a pocos metros al destructor estadounidense ‘Donald Cook’ (con base en Rota) en el Mar Negro. Para EEUU fueron maniobras "inseguras, potencialmente peligrosas". En 2015 se registró otro caso similar, denunciado por el Pentágono.

El ‘Juan Carlos I’ participa estos días en las maniobras Baltops, uno de los ejercicios anuales más importantes de la OTAN. Las aguas del Báltico acogen a 50 buques, dos submarinos, 36 aeronaves y cerca de 9.000 militares de diversas naciones aliadas.

En la flota también están presentes las fragatas F-102 Almirante Juan de Borbón y la F-105 Cristóbal Colón. Dos buques que se caracterizan por su sistema de combate Aegis, un equipamiento ideado para detectar y neutralizar amenazas aéreas.

Lo último en España

Últimas noticias