Cataluña

La Policía de Llavaneres pide la libertad de los golpistas mientras insultan a constitucionalistas

Llavaneres
Pancarta en la sede de la Policía local de Llavaneres pidiendo la libertad de los 'jordis'
0 Comentar

La escena se vivió ayer mismo. En plena movilización en Sant Andreu de Llavaneres en defensa de la Constitución y de España. Allí los manifestantes empezaron a ser increpados e insultados por separatistas y cuando pretendieron buscar el amparo de la Policía Local acudiendo a su comisaría se encontraron la imagen que muestra esta noticia: la de la sede de la propia policía con unos carteles perfectamente elaborados en los que se pedía sin ningún tipo de matiz la “libertad para los jordis”.

Los jordis son Jordi Sánchez, presidente de la Asamblea Nacional Catalana, y Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural. Ambos se encuentran en prisión provisional por su participación decisiva en el golpe de estado separatista. Ambos se encuentran en la cárcel por decisión judicial de un estado de derecho democrático. Pero, para la Policía Local de esta localidad -agentes que deben garantizar la ley y el cumplimiento de los mandatos judiciales- se trata de “presos políticos del estado español”.

Los asistentes a la movilización han hecho llegar esta fotografía y el relato de lo ocurrido a OKDIARIO ante la indignación y flagrante violación de la legislación que suponen capítulos como este. Capítulos “que no son aislados en el comportamiento de las distintas policías locales de los municipios de Cataluña. Porque está muy bien que se empiece a controlar a los Mossos rebeldes, pero, o se controla a la policía local, o la calle seguirá siendo de los violentos golpistas”, señala una de las personas con las que ha hablado este diario.

No se trata de un municipio cualquiera. Este fin de semana se habían realizado movilizaciones en Mataró por la unidad de España, bajo el lema “Mataró es queda a España”. El mismo 4 de noviembre, Ciudadanos, por su parte, había organizado un acto similar en otro municipio del Maresme, Sant Andreu de Llavaneres, después de que el Ayuntamiento considerara persona ‘non grata’ en el municipio a la líder de la formación, Inés Arrimadas.

Semejante declaración se realizó por parte del Ayuntamiento a raíz de las declaraciones de Arrimadas tras el 1-O, donde, según el consistorio, “negaba, no condenaba y mentía” sobre la actuación policial. El Ayuntamiento fue a más, y aseguró que Arrimadas merecía este trato por “los reiterados ataques contra la escuela pública catalana” y su “complicidad” en la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Su declaración de persona ‘non grata’ se acordó, de hecho, en el mismo pleno -celebrado el pasado martes- en el que se aprobó una moción para condenar la “violencia injustificada generada por el Estado español” el 1 de octubre y se pidió la libertad para los golpistas y presidentes de Òmnium y ANC, Jordi Cuixart y Jordi Sànchez. El pleno acordó, además, declarar personas ‘non gratas’ en Llavaneres a su Majestad el Rey Felipe VI, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, al Delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, y a todo un largo listado de personalidades, entre las que figura la jefa de la oposición en el Parlament y líder de Cs, Inés Arrimadas.

Por si todo ello ya sumase pocos indicios de la necesidad de una policía neutral y de una prevención extra ante la manifestación para evitar posibles actos violentos por parte de los ilegales, el alcalde de Sant Andreu de Llavaneres, Joan Mora, explicó a los vecinos que retiraba las banderas españolas y europeas del Ayuntamiento porque no las considera “dignas de estar en el Ayuntamiento de la localidad”.
Y en medio de este clima es en el que los asistentes a la movilización en defensa de España y de la Constitución tuvieron que observar al ir a denunciar los insultos como la propia policía que les tenía que proteger se ponía de parte de los inconstitucionales.

Últimas noticias

Lo más vendido