Juicio al 'procés' catalán

Los golpistas disfrutarán de catering en el Supremo mientras que el resto de acusados comen bocadillos

Golpistas
Los ex conseller Raül Romeva, Oriol Junqueras y Jordi Turull (Foto: Efe).
Comentar

Instituciones Penitenciarias ha contratado un catering para los líderes independentistas catalanes durante juicio del 1-O en el Tribunal Supremo. Menú caliente para los acusados y sus familiares que podrán acompañarles, durante los recesos, en la sala de espera expresamente habilitada para ello.

Los nueve líderes independentistas catalanes, actualmente en prisión provisional en Soto del Real y Alcalá-Meco, comerán menú caliente de catering durante el juicio del 1-O en el Tribunal Supremo. Instituciones Penitenciarias ha contratado un servicio personalizado de restauración que se encargará de servir los platos preparados para los presos en la sala de espera que ha sido habilitada para ellos y donde podrán permanecer con sus abogados y familiares durante el receso de mediodía.

Las sesiones del juicio, que comienza este próximo martes 12 de febrero, se celebrarán de martes a jueves, de 10.00 a 18.00 horas, con una parada de 14.30 a 16.00 horas para comer. Fuentes de Instituciones Penitenciarias han asegurado que es lo adecuado para una macrocausa de jornadas maratonianas. Sin embargo lo habitual es que en los traslados de presos preventivos a vistas judiciales reciban en prisión una bolsa con un menú frío compuesto por pack de bocadillo, bebida y pieza de fruta.

El ex vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, la ex presidenta del Parlament de Cataluña, Carme Forcadell, lo ex consejeros Raül Romeva, Dolors Bassa, Josep Rull, Jordi Turull, Joaquim Forn y los ex presidentes de las asociaciones independentistas Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) y Ómnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, madrugarán para ser trasladados al Tribunal Supremo -en la primera conducción del día de la UPROSE, la unidad de la Guardia Civil encargada de custodiarles durante dichos traslados- a las 7.30 horas.

Ordenador personal y dos pendrive de 64 Gb es la autorización especial que han recibido para preparar sus defensas

Al término de la jornada, volverán a sus celdas en los módulos de respeto, donde tienen ducha individual y han recibido autorización para disponer de un ordenador personal, sin conexión a internet, para consultar documentación en PDF relacionada con el proceso.El tribunal también ha permitido que dispongan de dos dispositivos de almacenamiento tipo pendrive de 64 Gb de capacidad cada uno de ellos, sin que afecte a las facultades de control que la legislación penitenciaria prevé.

Los presos del ‘procés’ se encuentran en módulos de respeto, por lo que, hasta la noche, no se cierran las puertas de sus celdas, que permanecen abiertas el resto del día. Los magistrados han dado su visto bueno, además, para que las entrevistas en prisión con sus defensas las puedan realizar con un ordenador o tableta electrónica y en una sala que permite la comunicación confidencial y sin cristal entre abogado y cliente. La legislación establece que estas comunicaciones sean sin límite de tiempo.

El Ministerio del Interior ha dispuesto que se refuercen las medidas de seguridad desde el mismo traslado en sendos furgones de la Guardia Civil desde las prisiones de Soto del Real (siete presos hombres) y Alcalá-Meco (dos mujeres).

Los días que no tengan juicio, los presos tendrán la misma rutina que el resto de reclusos. La sirena matutina suena a las 7.30 horas. La comida se sirve a las 13.30 y la cena a las 19.30, ya que a las 21.00 horas todos tiene que estar de vuelta en la celda. El Supremo quiere que las sesiones finalicen sobre las 18.00 horas, por lo que si no llegan a la hora de la cena, se les servirá en sus celdas.

Todos los módulos de régimen ordinario cuentan con patio, biblioteca, comedor, sala de TV, economato, cabina de teléfono y aseos. Procesados y procesadas podrán participar de las mismas actividades ocupacionales o deportivas que el resto de internos.

Comunicaciones con familiares

Según el Reglamento Penitenciario, los nueve presos independentistas dispondrán, como el resto de internos, de locutorio dos veces a la semana con una duración de 20 minutos. Se pueden acumular en una sola de 40 minutos y se permite hasta cuatro personas en el locutorio. El ‘vis a vis’ está permitido una vez al mes con su pareja, con una duración de una a tres horas.

Los familiares pueden también comunicarse con el preso una vez al mes con una duración de entre una a tres horas, y en un local adecuado para ello. Aquellos presos con pareja e hijos menores de diez años, disponen de locutorios de convivencia una vez al trimestre, con una duración de tres a seis horas y pueden pasar hasta seis miembros de una familia.

Para las comunicaciones telefónicas se dispone de una tarjeta con diez números autorizados a los que pueden llamar semanalmente. Las llamadas tienen una duración máxima de cinco minutos. Para con los abogados, por su parte, el reglamento contempla que todos los internos no tengan limitados ni el tiempo ni el horario.

Estas comunicaciones con las defensas se realizan en locutorios especiales, en los que el funcionario solo tiene control visual. En su estancia anterior al traslado a Cataluña, el juez autorizó además que las comunicaciones pudieran realizarse en sala, sin barrera física entre letrados y procesados.

También se permiten comunicaciones institucionales. En este caso, Prisiones ha recordado que tendrán lugar “a petición de los internos e internas y siempre que no entorpezcan las comunicaciones del resto de internos e internas”.

Últimas noticias