LA SENTENCIA, EN ABRIL, TAMBIÉN CONDENARÁ A ANA MATO

Dos de los tres jueces de Gürtel quieren condenar al PP y encarcelar a la mujer de Bárcenas

Gürtel
Tribunal del caso Gürtel. (Foto: AFP)
Comentar

El tribunal de la Audiencia Nacional que juzga las adjudicaciones a la trama Gürtel entre 1990 y 2003 tiene previsto dictar sentencia el próximo mes de abril y se inclina por condenar al PP y a la exministra Ana Mato como partícipes a título lucrativo e imponer penas de cárcel a Rosalía Iglesias, la esposa de Luis Bárcenas. Este fallo haría saltar por los aires el pacto que Génova alcanzó con su extesorero para que no tirara de la manta a cambio de un trato favorable para su mujer.

El pasado mes de julio, Mariano Rajoy se convirtió en el primer presidente de Gobierno en activo de la democracia en declarar como testigo ante un tribunal. En una decisión histórica, el tribunal había acordado, por dos votos (los de los magistrados José Ricardo de Prada y Julio de Diego) contra uno (el del presidente del tribunal, Ángel Hurtado), la declaración del presidente. Esta misma mayoría es la que, en estos momentos, se mantiene para resolver el juicio con una sentencia que no augura nada bueno para el PP.

Tanto De Prada como Hurtado pasaron a integrar el tribunal que juzga la primera época de Gürtel tras ser admitidas las recusaciones para apartar a los magistrados Concepción Espejel y Enrique López por su aparente afinidad ideológica al PP. Y ha sido el primero quien ha terminado dejando en minoría al segundo, pese a presidir el tribunal.

De Prada, izquierdista sin disimulo

De Prada es un magistrado de largo historial mediático labrado a base de votos particulares, el camino que la ley permite a los jueces para ir por libre y expresar su visión particular sobre cada asunto. Así, por ejemplo, en abril de 2011, justificó en un voto particular el chivatazo a ETA del caso Faisán por el “contexto político” en el que se produjo.

Pero De Prada no solo habla a través de sus decisiones jurídicas. También se prodiga en sus reflexiones públicas. En 2007 se pronunció críticamente contra el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional por su interpretación de la Ley de Partidos. En su opinión, no ayudaban en el ‘proceso de paz’ que Zapatero había abierto con ETA. En los cursos del verano de 2014 de San Lorenzo de El Escorial, Madrid, el magistrado calificó de «altas y desproporcionadas» las condenas a los etarras.

De Prada defendió también la tesis del juez Baltasar Garzón de que los crímenes del franquismo “no eran prescriptibles ni amnistiables” y criticó su procesamiento por el Tribunal Supremo, que terminó tumbando todos los argumentos esgrimidos por Garzón.

De Prada se ganó a De Diego

Julio de Diego es el único que permanece en el tribunal desde su constitución. De forma sorprendente, decidió inclinar la balanza del tribunal del lado de De Prada después de haber rechazado en dos ocasiones previas la citación de Rajoy. Desde entonces, la nueva mayoría del tribunal de la Gürtel (De Prada-De Diego) se mantiene y, a día de hoy, así parece que llegará al momento de dictar sentencia.

De Diego y De Prada asumen la tesis de la Fiscalía de condenar al PP y a Ana Mato como partícipes de la trama de corrupción a título lucrativo. Según la Fiscalía, el PP tendrá que responder con 245.492 euros por favorecerse en la trama de corrupción investigada en los ayuntamientos madrileños de Majadahonda y Pozuelo de Alarcón, al igual que a la ex ministra, a la que le acusa de haberse beneficiado de 28.467 euros en concepto de regalos y servicios turísticos del Ayuntamiento de Pozuelo.

Caso Gürtel: Rosalía Iglesias
Rosalía Iglesias. (Foto: EFE)

Sin embargo, lo más relevante será las penas de cárcel para Rosalía Iglesias, esposa de Luis Bárcenas, con quien Génova alcanzó un pacto de silencio. La Fiscalía pidió para ella 24 años y un mes de prisión, pero ofreció una alternativa: asignar a su marido la titularidad de todas las rentas de 2006, por las cuales se acusa a Rosalía Iglesias de tres delitos fiscales. De esta manera, quedaría como cooperadora necesaria, si bien Bárcenas asumiría las penas de su mujer.

Como adelantó OKDIARIO, Bárcenas retiró la acusación contra el PP en el denominado ‘caso de los ordenadores’ para conseguir un mejor trato para su mujer en virtud de un acuerdo alcanzado con el partido mediante la intermediación del exdiputado Arturo García Tizón. En su declaración ante el tribunal, Bárcenas no implicó a ningún dirigente del PP en la financiación irregular del partido. Antes de retirarse como acusación, Bárcenas aseguró que en uno de los discos duros borrados había datos sobre los manejos de la caja b del partido (donantes, agendas de reunidos, recibos de pagos con la contabilidad paralela, etc).

Las penas de cárcel que los magistrados De Prada y De Diego preparan para su mujer abrirán nuevos horizontes en la tormentosa relación que el PP mantiene con su extesorero desde que la Gürtel se convirtió en una pesadilla de la que no termina de despertar el partido del Gobierno. El caso por la destrucción de los ordenadores, en el que el PP se sentará como acusado, tiene ya abierto el juicio oral. Y queda por dilucidar también el caso de la financiación irregular del PP, los llamados ‘papeles de Bárcenas’, en cuyo tribunal se mantiene el polémico De Prada.

Últimas noticias