España

El juez le da un ultimátum a Juana Rivas que tendrá que entregar a sus hijos el próximo lunes

0 Comentar

El Juzgado de Instrucción número 2 de Granada ha emitido un auto en el que obliga a Juana Rivas, la madre de Maracena en libertad provisional tras no cumplir la orden de entregar sus hijos al padre, condenado en 2009 por lesiones en el ámbito doméstico, a restituir a los menores a su progenitor el próximo lunes, 28 de agosto.

Juana Rivas, que está investigada por supuesta desobediencia judicial y sustracción de menores, está llamada a devolver a los hijos en un punto de intermediación a las 17.00 horas del próximo lunes, según este auto de la juez, tal y como han informado a Europa Press fuentes del caso y ha adelantado este viernes el diario ‘Ideal’.

La juez también cita a declarar a varias personas del entorno de la madre de Maracena en el marco de las diligencias que mantiene abiertas, entre ellas a la asesora jurídica del Centro Municipal de la Mujer de Maracena, Francisca Granados, en calidad de investigada como presunta inductora de un posible delito de sustracción de menores.

Juana Rivas quedó en libertad provisional comunicada y sin fianza el pasado martes cuando el juez en funciones de guardia consideró que no estaba justificada la “medida excepcional” de prisión, que había solicitado la Fiscalía, que estudia recurrir esa decisión.

En la vía civil del caso, la representación legal de Francesco Arcuri, el padre de los niños, ha presentado un escrito en los últimos días para que se establezcan desde el Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada, especializado en temas de familia, las medidas pertinentes para la ejecución de la sentencia que obliga a la madre a devolver a los niños al progenitor.

Este mismo juzgado pidió auxilio en julio a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para el cumplimiento de la sentencia, sin que exista para ello orden de entrada y registro en el domicilio donde pudieran encontrarse.

Citados familiares de “hasta segundo grado de consanguinidad”

El día 31 de agosto tendrán que comparecer en el Juzgado de Instrucción 2 de la capital granadina los familiares de “hasta el segundo grado de consanguinidad” de Juana Rivas para prestar declaración como investigados, en su presunta intervención en el posible delito de sustracción de menores.

La juez recuerda en el auto que existen tres resoluciones firmes que obligan a la madre de Maracena a restituir a los dos menores, de once y tres años; que se le han concedido distintos plazos para poder ejecutar esas sentencias; y que, una vez detenida y puesta a disposición judicial, no ha declarado sobre el paradero de los menores, de los que en este momento se desconoce donde están.

“La no entrega de los menores conlleva la imposibilidad material de ser oídos en su caso y si se estimare necesario, además de una posible alienación parental de los hijos, dado el tiempo que permanecen los menores bajo la potestad de su madre y otras personas que han debido tener que ayudar a la madre a custodiar dichos menores en paradero desconocido”, expone la juez en el auto, que recuerda que, en su declaración como detenida el pasado martes ante el juez de guardia, Juana Rivas “en ningún momento” expuso donde “tiene escondidos a los menores”.

Para la justicia, “el fin primordial e inmediato es proceder a la localización de los menores, respecto de los cuales, salvo la información de prensa que, de forma interesada, ha vertido la investigada, nada se sabe” a pesar de “los requerimientos existentes respecto de la misma por parte de las distintas autoridades”, ha agregado.

La juez de Instrucción 2 de Granada repasa los pormenores del caso en los últimos meses y recuerda lo dispuesto judicialmente en la normativa española e internacional, remitiéndose al Convenio de La Haya para la protección del “superior interés de los menores”.

En este sentido, el Ministerio Fiscal solicitó este pasado jueves que se requiera a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se personen en el domicilio de Juana Rivas en Maracena al objeto de requerir la entrega inmediata de los menores, además de solicitar las declaraciones como investigadas a Francisca Granados y la psicóloga del Centro Municipal de la Mujer de esta localidad granadina, y los familiares, que la juez ha accedido a interrogar.

Juana Rivas quedó en libertad provisional comunicada y sin fianza el pasado martes cuando el juez en funciones de guardia consideró que no estaba justificada la “medida excepcional” de prisión, que había solicitado la Fiscalía.

Vía civil

En la vía civil del caso, la representación legal de Francesco Arcuri, el padre de los niños, ha presentado un escrito en los últimos días para que se establezcan desde el Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada, especializado en temas de familia, las medidas pertinentes para la ejecución de la sentencia que obliga a la madre a devolver a los niños al progenitor.

Este mismo juzgado pidió auxilio en julio a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para el cumplimiento de la sentencia, sin que exista para ello orden de entrada y registro en el domicilio donde pudieran encontrarse. El pasado 26 de julio fue la primera vez que se citó a Juana Rivas, en esta vía civil, para la entrega de los niños al padre en un punto de intermediación familiar, si bien no acudió a dicha cita y estuvo ilocalizable durante 27 días en un entorno rural de la provincia de Granada.

A raíz de esa incomparecencia, se abrió la vía penal del caso, en la que se citó a Juana Rivas el pasado 8 de agosto, junto a su excompañero sentimental, si bien tampoco acudió a esa cita, lo cual le supuso una orden de detención y presentación en sede judicial por parte de la magistrada, quien ahora vuelve a exhortarla a devolver a los niños al padre, residente en Italia. También se advirtió entonces de que, “en el caso de que los menores fueran hallados bajo su guarda o de cualquier tercero, el cumplimiento de lo acordado civilmente obliga a que los menores sean inmediatamente y sin excusa entregados al padre”.

Últimas noticias

Lo más vendido