Andalucía

El PP planea una moción de censura a Kichi en Cádiz con PSOE y C’s en un gobierno de Teófila

Teófila Martínez, líder del PP en Cádiz.

“Si quieren cambio, que apuesten por él”. Ésa es la divisa que enarbolan estos días los dirigentes del Partido Popular en Cádiz, donde los escándalos del gobierno del podemita José María González ‘Kichi’ no dejan de aparecer mientras “la ciudad se deteriora”. El PP ya se ha puesto manos a la obra y está planeando el modo de presentar una moción de censura contra el primer edil para”acabar con una gestión nefasta”.

El portavoz del grupo popular en el Consistorio, Ignacio Romaní, ha planteado los tres puntos básicos en los que estaría basada esta moción de censura: “Lo primero, que el PP está preparado para gobernar; lo segundo, que el que quiera cambio, se debe responsabilizar de él y gestionarlo; y lo tercero, que nosotros no cambiamos cromos, la alcaldesa sería Teófila Martínez”, ha dicho a OKDIARIO.

Romaní tiene claro que los dirigentes de Ciudadanos y del PSOE están preocupados por la deriva que está llevando la gestión del edil podemita en la capital gaditana. Es más, según sus palabras, el PP daría por hecho el apoyo de C’s en una eventual moción de censura. Pero las cuentas no salen, hace falta que el PSOE se implique. “Y además, que entren en el gobierno”, aclara Romaní, “no queremos estar al frente para no poder gobernar la ciudad”.

En la actualidad, ‘Kichi’ gobierna en minoría con sus ocho concejales gracias al voto en la investidura de los cinco ediles del PSOE y el apoyo de Ganar Cádiz en Común –la marca con la que se presentó Izquierda Unida en la ciudad–. Los ‘populares’ habían ganado las elecciones, alzándose con 10 escaños, lejos de los 14 que marcaba la mayoría absoluta en el Consistorio.

Pero hoy el PSOE ya duda de que la elección del podemita fuera la más adecuada. “Lo que ocurre es que no parece que estén decididos a dar el paso”, apunta Romaní.

La razón habría que buscarla, según fuentes conocedoras, en que los cinco concejales socialistas están a la espera de que se desmadeje el caos en el que está envuelto el PSOE a nivel nacional. Hay quien los señala a todos ellos como “pedristas irredentos”, razón por la que estarían esperando a que el ex secretario general Pedro Sánchez dé o no el paso de volver a presentarse a las primarias para su regreso al liderazgo del partido.

“Nosotros tenemos la mano tendida”, apunta Romaní, “hablamos con ellos constantemente, por el interés de la ciudad, porque nos preocupa el asunto de la limpieza, que se ha destapado en OKDIARIO, y que está hundiendo el turismo y el comercio, además de la gestión de los fondos europeos, que ha sido un desastre”.

Los escándalos de ‘Kichi’

El PSOE está en una encrucijada en Cádiz. El actual equipo de gobierno de Por Cádiz Sí Se Puede –la marca blanca de Podemos en la ciudad– está alimentando a sus bases, esos escasos 18.000 votos con los que finalmente ganó la alcaldía. Los contratos fantasma y las facturas infladas de la gestora de limpieza Sufi-Cointer, que cinco de sus empleados han denunciado, ya han llegado a la judicatura, y la Fiscalía ha hallado indicios de delito que quiere investigar. En esta trama, el desvío de fondos aún es incalculable.

Este mismo martes, además, el asesor cultural del equipo de gobierno podemita ha sido condenado a siete años de cárcel por una estafa piramidal similar a la de Afinsa. Paco Cano era director artístico nacional de la empresa de inversión en bienes tangibles Arte y Naturaleza, que estafó 434 millones de euros a 19.360 inversores.

“Vamos a pedir una comisión de investigación sobre este escándalo”, apunta Romaní, “pero a ‘Kichi’ le basta con ser segundo en las próximas elecciones si nosotros no sacamos mayoría absoluta. Así será el referente de la izquierda y el PSOE no tendrá más remedio que apoyarle, salvo que alguien en la alta dirección socialista tome cartas en el asunto, por el bien de Cádiz”.

El problema, y el PP lo sabe, es que los socialistas llevan ya meses imbuidos en sus cuitas internas, y la lucha por el liderazgo del partido está atrasando cualquier tipo de decisión. Sobre todo, las más difíciles, como sería entregarle el bastón de mando, de nuevo, al PP en Cádiz .